Opinión

EL COMBATE DEL AÑO:

Antonio Palacios Frugone/Guayaquil

Chita Vera vs Chuck el Cholo…

 

Guayaquil es la ciudad de los grandes contrastes, lo que ¡es! ¡no es! y lo que ¡no es!, ¡es! Lo pequeño se hace grande y lo grande “más grande”, apareciendo en medio de dimes, diretes y adelantándonos a las fiestas octubrinas, el anuncio de una magistral pelea entre dos pesos ligeros, lo raro del evento es que han dejado de lado todo tipo de prejuicios, mostrando que la igualdad de sexo es una realidad; vemos que una fémina con mayor edad se enfrenta a un inexperto “joven”, dispuesto a usar todos sus recursos; hasta lograr una sonrisa sinveguerzona de sus patrocinadores.

El coliseo de la avenida de las Banderas esta abarrotado con más de cien mil personas, las cuales empiezan a tomar partida con canticos alusivos a los contendientes, los familiares de los combatientes empiezan a ser nombrados, creando verdadera tensión en los espectadores. Las luces se apagan, sale “Chuck el Cholo” rodeado de su sequito de preparadores, donde indiscutiblemente destaca el “falta de huevos”, listo para instruir las técnicas apropiadas para destrozar a la fémina combatiente, sube al cuadrilátero elevando sus manos en señal de lograr una victoria, ante el rechazo de una nutrida oposición. Sin perder tiempo aparece Chita Vera, acompañada de dos managers a los que podemos identificar como, el “ahuevado” y otro luciendo tembloroso llamado “miedoso”, los fanáticos gritan, aplauden y pifian, mas no se sabe si es a favor o en contra, en fin, ya veremos que sucede donde las papas queman.

Para demostrar la imparcialidad del evento, se ha nombrado a una jueza internacional representando a diferentes etnias, la señora Thori, para que sea otra dama la que lleve el peso de los “mal tratados” que puedan darse durante el conflicto. Ella es la encargada de dar las instrucciones de esta pelea a “un solo round”.

Se inicia la disputa. La preparación física de los contrincantes ha sido bastante controvertida, unos haciéndola en nuestro país, otros en el exterior. Chita empieza lanzando miles de camionetas con llantas y gasolina a la cara de su rival, que tratando de esquivar y con reacción ligera señala una banca vacía dentro del cuadrado, como invitándola a participar, ella luce en sus brazos la polla que el “ahuevado le ha hecho para que no se olvide las diferentes estrategias. Chuck el Cholo quiere reaccionar y contraataca con miles de ladrones, cientos de toneladas de droga, millares de armamento, demostrando la abundancia de su brillante deficiencia. Se agreden mutuamente sin causarse daño alguno, reflejando la inoperancia de cada uno de los actores, mostrando lo mismo de lo mismo, el fraude esta por consumarse, el público reacciona lanzando al cuadrilátero miles de “HUEVOS”, demostrando su repudio a lo aportado por estos payasos del ring.

No perdamos la esperanza de un nuevo amanecer, que la oscuridad de la noche dé paso al brillo del renacer de un país que merece un mejor porvenir.