Economía

El clásico, un motivo para volcar el comercio a las calles

El comercio ambulante en las principales calles de la ciudad no se hizo esperar, el cual inició desde las  07:00, en algunas esquinas.

GUAYAQUIL.  El fútbol no solo se juega en la cancha del estadio Monumental, también lo hizo en las esquinas de las calles  principales de Guayaquil acogieron el día de hoy a las decenas de vendedores que aprovecharon el Clásico del Astillero, que se juega en el Monumental, para ofrecer productos con los colores alusivos a los equipos que disputan la final del torneo nacional.

Gorras, sombreros, camisetas, banderas, pitos, cornetas  y hasta cintillos, ofrecían los comerciantes que se ubicaron en la intersección de la calle Víctor Emilio Estrada y las Monjas, en Urdesa. Ellos afectaban gorros desde $5.

Mar Chiluiza, vendedora ambulante,  aseguró se acentuó en el lugar desde las 07:00 y que hasta el momento había recuperado su capital. En total, ella había invertido $100.

De la misma manera lo hizo Juan Alarcón, que optó por vender únicamente banderas de Barcelona y Emelec, con precios que iban desde los $7 hasta $15, aunque aseguró que estos no son los precios fijos y que los interesados podían ofertar.

“La venta de banderas si ha estado buena”, aseguró, al mismo tiempo que destacó que las camisetas del equipo torero son las más vendidas, por jugar de local.

En la Nueve de Octubre, el panorama se asemeja al de Urdesa, comerciantes se pasean a lo largo de la avenida ofreciendo los accesorios que acompañan a los hinchas durante el partido, que es dirigido por Omar Ponce.

Este es el caso de Magali Macías, quien se ha recorrido las calles céntricas de la cuidada desde el domingo pasado, fecha en la que Barcelona se convirtió en el rival del equipo eléctrico, ofreciendo sus productos. “He vendido diez docenas de artículos, entre ellos pelotitas, bastones sicodélicos y aquí continuare vendiendo hasta las 20:00.”, aseguró. Ella ofrece sus productos a $ 1.

Como vendedora ambulante regular destacó que el incremento de las ventas es notorio.   “Ahorita todo se vende, me han pedido hasta zapatos de Barcelona, pero eso me resulta caro y por eso no lo ofrezco”.

De la misma manera, descartó la idea de moverse a las afueras del Estadio Monumental,  es decir se mantendrá en la 9 de Octubre. “Me quedare a aquí porque el monumental está muy lejos. Además hoy nos han dejado trabajar por el partido, aunque si tengo que moverme de vez en cuando. Pero los días comunes los municipales nos sacan de aquí”, aseguró.