Opinión

El Chavo del Ocho.

Dra. María Delia Aguirre Medina

mdaguir@yahoo.com

Que tristeza que solo en Ecuador, alguien pueda sentir algo en contra el Chavo del 8 o de Chespirito, peor que lo exprese el día de su fallecimiento, cuando todo el país y el mundo que lo conoció por medio de sus personajes, estaba consternado por su fallecimiento.

Tiene que ser seguramente esta persona alguien que quiere notoriedad, porque de otra manera nadie la tomaría en cuenta ni por el alto cargo que ostenta.   Definitivamente, alguien a quien el humor realizado en base de la realidad de muchas personas, que no siempre son de ricos, porque la mayoría del mundo es pobre, por sus complejos no le está permitido valorar y disfrutar los programas.

El Chavo del 8 fue y seguirá siendo una serie sana, que de las adversidades en que vivía, lo pudo hacer sanamente, no consumiendo drogas, ni alcohol, ni morboseando a los vecinos del barrio.

Pero realmente hay gente que quiere también en este país cortar la creatividad con esta misma excusa y aprovechando la nueva Ley de Comunicación están sacando del aire programas que con mucha creatividad una nueva generación de productores y actores hacían divertir a la sociedad ecuatoriana.

Se debe reflexionar porqué el Chavo supero a Cantinflas en México y aquí quién va a superar a Evaristo Corral y Chancleta, sino los dejan trabajar a los actores y creativos ecuatorianos.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.