Actualidad

El censo penitenciario arrancó en Ecuador y durará tres meses

El censo penitenciario, en las 36 cárceles del Ecuador, arrancó este lunes 22 de agosto de 2022. Así lo informó Servicio Nacional de Atención Integral a Privados de la Libertad (SNAI).

Esta iniciativa comenzó en los centros de privación de libertad de Carchi y Loja. Luego se realizará de forma paulatina en el resto de cárceles del país. Todo el procedimiento durará tres meses.

El censo en Carchi y Loja se extenderá hasta el 24 de agosto del 2022. Allí, equipos técnicos se entrevistarán cara a cara con 1 593 internos. Las siguientes cárceles que visitarán son: Imbabura, El Oro, Pichincha, Azuay, Santo Domingo, Cañar, Esmeralda, Morona Santiago, Manabí, Pastaza, Los Ríos, Napo, Bolívar, Sucumbíos, Tungurahua, Cotopaxi, Chimborazo y al final Guayas.

¿Cuáles son los objetivos?
Según la Secretaría de Derechos Humanos, este censo es parte de la implementación de la Política Pública de Rehabilitación Social, aprobado en febrero pasado. Esa entidad señaló que uno de los objetivos es “conocer las necesidades y condiciones de vida” de los presos.

La segunda finalidad es levantar y actualizar la información sociodemográfica de aproximadamente 32 543 reos, que actualmente se encuentran en 36 centros carcelarios.

El SNAI dijo que este es el primer censo penitenciario que se realizará en Ecuador. “Para el Gobierno Nacional es fundamental contar con información estadística confiable y precisa sobre las personas privadas de la libertad”.

Según esta entidad, el plan es usar la información recabada para impulsar políticas públicas y estrategias de rehabilitación y reinserción social.

Durante el censo se validará la identidad de los presos, se individualizará las condiciones en las que cada uno vive, se conocerán sus necesidades y también se determinará la cercanía de cada reo a obtener beneficios penitenciarios.

Este censo se da luego de un periodo violento en el sistema penitenciario. Entre el 2021 y 2022, 363 presos murieron durante siete masacres carcelarias, en cuatro ciudades del país. Según las autoridades estas matanzas fueron ocasionadas por disputas entre bandas delictivas.

 

 

 

El Comercio