Opinión

…El Camino de Santiago

Santiago Pérez S./Guayaquil

 

INDUCCIÓN

Compleja palabra; desconocida para el 99.99% del pueblo ecuatoriano; y que, sin embargo, estuvo a punto de ser el vocablo en boca de todos nosotros, por la intención de un delincuente traidor, Presidente a la fuerza, quien deseó un día, imponer la INDUCCIÓN en nuestra vida diaria…

Y será de esto, precisamente, que El camino de Santiago tratará en este escrito.

Veamos primero, que mismo significa INDUCCIÓN, y a que pudo haberse referido el autócrata:

“La inducción electromagnética, es un efecto físico que se genera al transformar un campo magnético, en un campo eléctrico. Se produce cuando la energía de un campo electromagnético es transferida a un cuerpo expuesto, dentro de su radio…”

Nada más fácil; pan comido para el 99.99% de nuestro pueblo, que, en promedio, la gran mayoría apenas concluye la primaria; es decir, leer, más o menos escribir; sumar y restar.

Pero ¿de qué se trata todo esto?

Y la respuesta a esta justa y muy entendible interrogación, es aún más increíble.

Resulta que, por allá, en el 2010, el Tirano Traidor quiso vendernos la FALSEDAD absoluta de ser, gracias a su ingenio y profundo amor a la Patria, posible cambiar la MATRIZ ENERGÉTICA de nuestro chiquitito Ecuador.

¿Qué significa esto, otra vez?

Pues, que el Ecuador generaría su energía, tan necesaria para su desarrollo y progreso sostenido; a través de otras fuentes de producción; que no fuera la QUEMA de COMBUSTIBLES FÓSILES.

Hasta entonces, el gran porcentaje de la Energía servida en Ecuador se obtenía por la quema de CRUDO, BUNKER OIL, DIESEL, o GAS NATURAL; que a más de perjudicar seriamente al bienestar atmosférico del planeta, resultaba escandalosamente costoso para nuestra desfallecida economía de Estado.

Sonaba muy bien; demasiado bueno para ser verdad.

Dicho lo anterior, el gobierno delincuente se abrió, como abanico de japonesa, a la construcción de numerosos proyectos de generación hidroeléctrica.

Así, y sin más preámbulos, nacieron San Francisco, Mazar, Molino, Toachi Pilatón, Manduryacu, Baba, Carrizal Chone, otras menores en tamaño, y algunas demás que se escapan a la memoria; 72 en total (¡!).

Todo este faraónico sueño de generación eléctrica sería producto de la construcción de enormes y muy complejas estructuras de altísimo costo. Pero el Tirano y sus acólitos, se encargaron de que el ya altísimo costo se duplique, o se triplique.

La ejecución de todos estos proyectos fue puesta en manos del brazo derecho ejecutor del Tirano, el sentenciado criminal ex vicepresidente de la república. Claro, en CORO unísono con la sarta de funcionarios absolutamente corruptos, como el contralor, el fiscal general, el procurador, los ministros varios, los distintos Presidentes de la Asamblea Nacional, y el 85% de los borregos alzamanos asambleístas, del nefasto partido gobernante.

Sin concurso, sin transparencia, sin conocimiento alguno de la ciudadanía, ni de los Colegios Profesionales del país; se decidió a DEDO, la construcción de TODOS y CADA UNO de estos MULTIMILLONARIOS proyectos de hidroelectricidad.

Si por si acaso, alguna voz de duda, o protesta se levantaba, ésta era acallada, perseguida, amenazada y, en muchos casos, simple y sencillamente ELIMINADA.

De esta forma, desaparecieron, o tuvieron que huir presurosamente del país, PERIODISTAS, LEGISLADORES, EX PRESIDENTES, DIRECTORES de PERIÓDICOS, y muchos más ciudadanos, que defendían la integridad de la nación, por tanto abuso, despilfarro y desvergonzado LATROCINIO.

Entre muchos, el periodista Valdivieso y el General Gabela, murieron en las más sospechosas circunstancias; cuyas muertes fueron declaradas, sin investigación ni protocolos detectivescos, como CRIMINALIDAD COMÚN.

Pero, no nos desviemos.

No únicamente se triplicaron precios, por las “comisiones” o “tajadas” que se repartieron los más cercanos y allegados al Tirano; sino que se lo hizo a través de FINANCIAMIENTOS LEONINOS, básicamente de la República Popular China, con intereses que bordeaban el 10% anual, a plazos cortísimos.

Y claro, tuvimos que enterarnos a vuelta de la esquina que, también por la “FIRMA” de contratación de esos financiamientos estrangulantes, igualmente se pagaron jugosas comisiones a nuestros traidores “LÍDERES”.

No contento, el prófugo traidor, con haber quebrado el país, con haberse llevado centenares de millones de dólares en abierto latrocinio; ordenó que todas las cocinas del país serían de hoy en adelante, de INDUCCIÓN ELECTROMAGNÉTICA; algo que, ni siquiera en el primer mundo, es norma. Se ordenó, desde su cansona SABATINA número 412, a los que se sometía el país entero, sin que se permita ninguna otra fuente de información pública, por los controles de censura a la libertad de información; esta “MARAVILLA”.

Se aseguraba que, gracias al “SALVADOR DE LA PATRIA”, Ecuador sería no sólo autosuficiente, sino que ya estarían firmados los contratos para venderle enormes cantidades de electricidad a Colombia y Perú.

Ante este escenario tan “sui- generis”, por decir lo menos, el gobierno obligó a fabricantes y ensambladores de electrodomésticos, a DEJAR de producir cocinas, cocinetas y HORNOS de gas, pues, de hoy en adelante, únicamente se cocinaría por INDUCCIÓN eléctrica, y nada más. Las empresas, tuvieron, de la noche a la mañana, que cambiar sus líneas de producción; para adoptar una tecnología desconocida, de la cual no tenían ni idea; mucho menos experiencia. Y para completar el absurdo; el gobierno del Mediocre creó un “PLAN INCENTIVO”, en el cual la población entera debía entregar sus actuales cocinas, cocinetas y hornos, para ser chatarrizados; y a cambio, a domicilio le llevarían una versión de INDUCCIÓN; misma que PAGARíA a través de la factura mensual de electricidad, por plazos que se estimaron hasta 72 meses, iguales y consecutivos.

Por supuesto, casi inmediatamente los problemas, la imposibilidad y lo ridículo de esta “IDEA GENIAL”, saltaron a la vista. Pero hasta eso, ya fabricantes y distribuidores estaban hasta el techo de unidades y componentes de la tecnología electromagnética de INDUCCIÓN, que jamás verían destino alguno. Hasta hoy, en los rincones más oscuros de sus bodegas, reposan como mudos testigos del ABSURDO, los cadáveres de Cocinas, Cocinetas y Hornos de INDUCCIÓN, que se pensó sustituirían al gas natural.

Hoy, se sabe en detalle el desastre de esos faraónicos proyectos de generación hidroeléctrica. Las fallas técnicas, la falta de estudios adecuados, la baja calidad de la construcción y los materiales, la localización errada, y muchos más inconvenientes, han hecho que Ecuador sea TODO, menos AUTOSUFICIENTE en energía. Los contratos de provisión eléctrica con Colombia y Perú son a la inversa; pues somos nosotros quienes tenemos que rogar, para que nos vendan regularmente cerca de 1,000 megavatios hora, que es nuestro desfase en 5, de los 12 meses del año; a más de los continuos apagones.

Este, es otro capítulo despreciable y desvergonzado, de la historia del gobierno correísta. Es otra muestra de la gravedad de su maldad incontrolable, su corrupción sin igual, y su sicopática indiferencia por los destinos del Ecuador, y sus 18 millones de ciudadanos.

Si no hubiésemos sido testigos y víctimas de su nefasto gobierno de desgobierno, todo lo antes dicho sonaría como una absurda y siniestra fantasía de una película de Alfred Hitchcock.

Pero, desgraciadamente es la realidad.