Opinión

…El Camino de Santiago

Santiago Pérez S./Guayaquil

 

LA MÁSCARA DEL ZORRO

Lamentablemente, el tema de hoy, poco o nada tiene que ver con aquel mítico personaje, altivo y confrontativo, de la antigua California; mucho antes de ser un Estado de la Unión.

Sin embargo, si hay una semejanza; una distinción que ambos temas comparten; y es el hecho de esconderse ambos detrás de una máscara. La Máscara del Zorro. La Máscara, esconderá entonces, no sólo la verdadera identidad de este revolucionario personaje, sino también sus verdaderas intenciones y su real personalidad.

Y será de esto, precisamente, que El Camino de Santiago tratará en este escrito.

Máscaras, se han utilizado desde tiempos inmemoriales, para propósitos diversos. En su mayoría, la razón era ocultar la identidad verdadera de quien la usaba, para así no poner en riesgo su seguridad, su lugar en la sociedad, y su patrimonio. Pero, en la cruda realidad, estos enmascarados lo hacían, y lo hacen, para obrar al margen de la ley y el sistema establecido, sin revelarse frontalmente y manipular a la opinión pública, endilgando a otros sus trapaceas, desafueros y desvergonzados crímenes.

Esa, precisamente parece ser la situación en nuestro maltratado país. Y, para entender mejor lo que pasa, aclaremos primero que existen varios tipos de máscara; unas, de rostro cubierto; otras, de cobertura parcial; pero la Máscara del Zorro, que opera en nuestro Ecuador, es de cuerpo ejecutivo, legislativo, judicial, administrativo, militar y policial.

El Zorro, en nuestra nación, ha embrujado a la población con su eslogan de que “La Patria es de Todos”; que “La Justicia es del Pueblo”: y muchas más altisonantes proclamas fascistas, nacionalsocialistas, procurando la ira, el resentimiento, la rebelión, la destrucción y la venganza contra el sistema democrático, al que supuestamente nos debemos.

El Zorro, como su nombre lo indica, se enmascara para parecer Líder, Asambleísta, Juez justo y necesario, valiente General, o abnegado Policía. Su Máscara, es aparentar trabajar, proteger y defender el Estado; cuando lo que en realidad busca con ansia, es su total destrucción; para así, como Zorro ya sin máscara, ser el amo y señor del desastre que quede luego de su devastación.

El Zorro y su Máscara, es alimentado, auspiciado, protegido y financiado, por los poderes más oscuros que haya jamás conocido la humanidad.

Estos poderes, de satánica inspiración, que no conocen conceptos como la verdad, la honestidad, la solidaridad, el respeto, el cumplimiento, mucho menos la valentía de ser responsables de sus actos, han inundado nuestra sociedad de los peores males; narcotráfico, narco terrorismo, asesinatos, violaciones, pedofilia, falsedad, angustia y miedo; para lograr la sumisión total del pueblo ecuatoriano y así, sin freno ni restricción alguna, traer definitivamente al Zorro; ya sin Máscara, para que nos gobierne por toda una eternidad.

Sueño cumplido ya en otras Naciones del continente Latinoamericano; como Cuba, Nicaragua, y Venezuela; con los inentendibles apoyos irrestrictos de los gobiernos de Brasil y México, quienes celebran el autoritarismo narco impuesto y narco gobernante, como Triunfo de la Libertad.

Pero, el Zorro está claramente desesperado, últimamente; pues sus borregos y borregas pierden cada vez más credibilidad y control social. Sus adeptos y adeptas cada vez más son descubiertos como lo que verdaderamente son; esbirros bajo sueldo del Zorro; del cobarde enmascarado que no tiene el valor, ni la hombría, de responder por sus inmoralidades y pagar por ellas. Como Zorro que es, vive corriendo, escondiéndose, tratando de acomodarse la Máscara para seguir con la mentira, con su engaño, con su falsedad, con su maldad y su irrefrenable odio manifiesto al pueblo ecuatoriano, a quien desea obsesionadamente SOMETER, CONTROLAR y ESCLAVIZAR, bajo sus anormales, antinaturales y perversas aberraciones.

El Zorro, hará uso de todo aquello que tenga a su alcance, para con su afán de destruir al ESTADO. Su rencor punzante e insoportable, no lo deja ya moverse con la libertad que, siendo Zorro, el desearía poder hacerlo.

Ya lo reconocen cada vez más y en más lugares como Zorro; use o no use Máscara, día tras día más países, más ciudadanos de éste y de otros continentes, más autoridades internacionales ya lo identifican como Zorro.

Lo persiguen como el Zorro que es, buscando sacarlo del paisaje mundial, para siempre.

Y el Zorro hoy lo sabe.

Hará sus peores actos, sus más atrevidas incursiones de muerte y destrucción, hoy más que nunca, que enfrentamos otra consulta, que el Zorro ve más complicada para manipular; pues su inmoral borrega electoral se encuentra ya también bajo la mira; reconocida como incondicional del Zorro, y van tras ella.

Estemos atentos, estemos muy pendientes de los siguientes días y eventos; que seguramente traerán el fétido olor del Zorro.