Opinión

…El Camino de Santiago

Santiago Pérez S./Guayaquil

 

 

DESINGENUIDAD

Vocablo que anuncia la pérdida de ingenuidad, o el proceso para perderla. Podría no aparecer en el diccionario de la R.A.E.; pero, a pesar de ello, da una clara idea del significado contenido.

Y será de esto, precisamente, que El Camino de Santiago tratará en este escrito.

Han sido años; y distintos gobiernos, clamando la soberanía de nuestro país.

SOBERANIA… ¿qué entendemos por soberanía?

Y será nuevamente que consultemos a la R.A.E., para saber el contexto exacto de esta, tan cantada palabra; pues no creo que en ninguna de sus acepciones indique que debamos tolerar, o humillarnos, ante cualquier AVIVATO que esgrima tratados internacionales vigentes y firmados, para abusar, engañar, ofender y violar, los derechos soberanos, la justicia y las leyes del país en el que se encuentra en calidad de socio, o aliado.

Ya son algunos casos, en que el COMODÍN de los poderes oscuros en el país azteca, ha hecho alarde de su desprecio por la autonomía, soberanía, gobiernos y decisiones internas; no únicamente de Ecuador; pues su descontrolada lengua, su sorna y su cínica diatriba, se han paseado por otras varias naciones latinoamericanas. Auto convencido de su gloria y grandeza, por los apoyos de sanguinarios dictadores de pobres países, a los que han llevado a la miseria, la hambruna, el genocidio y el imperio del crimen; este remedo de gobernante se siente con el derecho y la necesidad, de criticar, ofender, transgredir, intervenir, insultar y decidir, sobre otras repúblicas y sociedades, que lo han mandado a callar y a que, siendo su país la corona del narcotráfico y el narcoterrorismo, mejor se dedique a trabajar y mejorar las terribles condiciones de vida que él impone y permite.

Asaltar a la constitución y las leyes del Ecuador, desvergonzadamente como lo ha hecho, al cobijar bajo el mote de ASILO POLÍTICO, a los peores y más peligrosos criminales y delincuentes sentenciados ya, por delitos comunes y crímenes contra el Estado; ese sí es un AGRAVIO condenable y punible por el contexto mundial. Haber acusado a nuestro Presidente en funciones, de haber tramado y verse beneficiado, del ASESINATO de un candidato en campaña; por demás fuerte crítico y opositor a su tendencia oscura y narco criminal, llamada FORO DE PUEBLA, es razón más que suficiente para que él, y todo lo que represente su gobierno, estén FUERA de las Relaciones Internacionales que mantenga Ecuador; con gobiernos de respeto, democracia, integridad y combatientes contra el LATROCINIO, el NARCOTRÁFICO, el NARCOTERRORISMO, la NARCOINDUSTRIA, la TRATA DE BLANCAS y el COYOTERISMO; atroces crímenes por los cuales SU GOBIERNO es mundialmente reconocido, y su figura es indudablemente IDENTIFICADA con todos estos grupos delincuenciales.

Entonces, el que este cínico, ambivalente y sinvergüenza adalid del narco estado, venga a endilgarnos sus incumplimientos, sus repetidas violaciones a nuestra integridad, y sus continuos asaltos a nuestra justicia y nuestro gobierno, resulta inaceptable, intolerable e impostergable.

Romper relaciones con un gobierno pro-criminal, auspiciado y financiado por el Narcotráfico y la Narco industria, ha sido la MEJOR decisión de nuestro Presidente y nuestra Cancillería.

Tendrá el 100% del apoyo de todos y cada uno de nosotros y, que el mundo entero vea y sepa, que a Ecuador se le acabó ya la INGENUIDAD, la TOLERANCIA y la PACIENCIA, para con estos GOBIERNOS DE MUERTE Y CORRUPCIÓN.

No nos temblará la mano para hacer respetar nuestro Gobierno, nuestra Constitución y nuestra Justicia. Le guste a quien le guste.

Nos llegó la DESINGENUIDAD.