Opinión

 …El Camino de Santiago

Santiago Pérez S./Guayaquil

 

AHÍ VIENE LA PLAGA

Para quienes nacimos en la era de Acuario, el título nos recuerda al españolísimo Dúo Dinámico; formado por Manuel de la Calva y Ramón Arcusa, bajo el aura Franquista y con su bendición; quienes, a lo largo de 60 años han deleitado con diversas muy conocidas y recordadas melodías, como la del título; nos entristece verdaderamente la coincidencia en el nombre, con un operativo que, lejos de ser un vivaz y romántico recuerdo de juventud, es un alarde de corrupción estatal.

Y será de esto, precisamente, que El Camino de Santiago tratará en este escrito.

La FISCALÍA GENERAL DE LA REPÚBLICA, ha nombrado a su último operativo anticorrupción, como LA PLAGA.

E igual que en la canción, se anuncia a todas voces que AHÍ VIENE LA PLAGA, entonces ratas, culebras, sapos y cucarachas, corren reptan, brincan y se arrastran, ante la posibilidad de cantar en coro tras las rejas; o peor, verse obligados a nombrar y describir las directrices, los mandatos de extorsión y asesinato; expresados por los VERDADEROS jefes de la CLOACA.

Pánico, en realidad; más que de la ley, será de las represalias mafiohediondas.

Y es que esa es la receta usual, para quienes desafíen la OMERTA.

¿Y qué de nuestras leyes?

Pues sí; ahí viene La Plaga y, ¿para hacer qué? Por las informaciones recibidas, siempre a cuentagotas, sin dar los nombres completos, sin mostrar rostros, como para que los reconozcamos, parecería que la Fiscalía evita también, hurgar en la llaga, hasta llegar al hueso.

Las noticias difundidas hablan de los payasos, los malabaristas, los trapecistas, contorsionistas y domadoras; sin dar indicios del Dueño del Circo; con pelos y señales.

Expliquémonos bien.

De ninguna manera pretendemos minimizar, o desconocer, la importantísima, valiente y decidida labor de la FISCAL GENERAL.

Sus declaraciones hablan de exjueces, jueces, policías, banqueras, abogados, asistentes, pasa papeles y tinterillos; que facilitaban las comodidades ventajosas e ilegales, de criminales, narcotraficantes y terroristas.

Es verdad; pero ¿es inteligente secarse antes de ducharse?

Veamos.

Toda la Nación intuye y conoce, que aquellos allanados, apresados, prontuariados y, ojalá condenados; son únicamente “ratas de alcantarilla” sí; pero fácil y rápidamente reemplazables; con lo cual, habríamos cambiado el caldo, pero no la presa.

Y es que se trata de eso; de quemarle la mecha al CRIMEN ORGANIZADO, por ambos extremos.

Ecuador, es un país chico y muy interrelacionado; pues el que aquí no es primo, es vecino.

Así que, hasta el menos informado de aquellos que vamos a pie, conoce, ha oído, ha visto, o le han preguntado, acerca de los INTOCABLES; y no nos referimos a la serie televisiva de los años 60, protagonizada por Robert Stack; en su papel de Elliot Ness, en su lucha encarnizada contra Al Capone; que SI era el Dueño del Circo; el Perro Alfa.

Entonces; como reza el adagio popular, “Muerto el perro, se acabó la Rabia”.

Al caer Al Capone, se acabaron “Los Días de San Valentín”.

Es en lo que insistimos. El Ecuador entero conoce a los INTOCABLES, que hacen y deshacen impunemente en nuestra afligida patria ecuatoriana.

Son dueños de partidos políticos, Industriales y Comerciantes del odio y la venganza, militares y policías de alto rango; inclusive, acomodadores electorales que tuercen nuestras elecciones y nuestra voluntad, a su antojo.

Pero, de ellos y ellas, no se dice nada, no se escucha nada, y lo peor; nadie hace nada.

Es cierto que LA PLAGA, es este ejército de inmorales borregos, sin consciencia ni corazón, orientados a acelerar la destrucción del Estado; para imponer el NARCOGOBIERNO, estilo Cuba, Nicaragua o peor, Venezuela.

Resulta inentendible, que no se procese a supuestos Asambleístas, abiertamente a favor del crimen organizado, como sospechosos representantes de las provincias más violentas, más corruptas y conflictivas; a quienes inclusive, hay que darles TODA información que soliciten; convirtiéndose entonces en campaneros oficiales del terror.

Y es que, con cada publicación, o anuncio, que detalla la FISCALÍA, en los cuales se mencionan mensajes escritos, audios, videos, con nombres y cargos; aún ANTES DE SER PROCESADOS y CONDENADOS; se torna en gentil ADVERTENCIA, ALARMA, y AVISO DE FUGA, a los altos JERARCAS DE LA CLOACA; ayudándolos a desaparecer evidencias, preparar COARTADAS; y mover y poner a buen recaudo sus BOTINES MALHABIDOS.

Para todo aquello que SI nos ayudaría y merecemos saber, se nos aplica el Cuento del Gallo Pelón; “ES RESERVADO”.

Sin embargo, toda información pertinente, que debería mantenerse en cerrada reserva, que, de divulgarse, obviamente favorecería a delincuentes y asesinos, fluye como el aluvión que, días antes, volvió a arrasar e inundar a los pobres habitantes de La Gasca, en Quito…

Si señor, AHÍ VIENE LA PLAGA”.

Pero tengamos muy en claro quién es la plaga en sí; ¿el CRIMEN ORGANIZADO, o un MAL GOBIERNO CÓMPLICE?