Opinión

…El Camino de Santiago

Santiago Peréz S.

 

NO BORRES CON EL CODO…

Es indiscutible reconocer grandes progresos en la administración gubernamental del electo Daniel. Las recientes informaciones, acerca de su viaje a Canadá; a más del descenso del factor “RIESGO PAIS”, sumados a los apoyos internacionales que, decididamente respaldan su gestión, no puede sino llenarnos de tranquilidad y positivismo; pues, además, hay un evidente descenso en las muertes violentas y las actividades extorsionadoras y de secuestro. ¡Bravo por todo ello!

Entonces, ¿a qué será que nos referimos con el título de este escrito? Y será de esto, precisamente, que El Camino de Santiago tratará en este artículo.

Resulta casi inverosímil, el nivel de corrupción, de sinvergüencería y descarada manipulación mafiosa, al que ha llegado nuestra justicia y otros importantísimos aparatos de la institucionalidad en nuestro Ecuador. Cada día, casi sin variar, más y más señorones de la política y de la sociedad nuestra, se mencionan en mensajes, comunicaciones, pactos, acuerdos, complicidades y asociaciones para delinquir, sin que se dé con las verdaderas RATAS, y se apresen únicamente a ratoncillos de campo. Nada más. Para muestra, un botón; el caso PURGA. Nadie duda de las insolentes actividades del ex asambleísta SC, así como tampoco de jueces y ex presidente de la corte, pero no se incluye en investigaciones, interrogatorios, llamados a Fiscalía, a quienes, a viva voz, la prensa nacional, colegios de profesionales, personas de reconocida pulcritud y gestión honesta, CLARAMENTE IDENTIFICAN COMO LOS DUEÑOS DE LA PELOTA. Vemos, con asombro, cómo se permite que el Líder SC, descanse en su isla privilegiada, sin que NADIE lo llame a dar su “versión de los hechos”; cuando resulta más que imposible que él haya desconocido, ignorado, no percibido, ni darse por enterado, de la bazofia ética y legal, que su MANO DERECHA, ampliamente reconocido por él mismo, ejecutaba en los poderes judicial y legislativo. Es simplemente, imposible. Es como decir que, la nube no sabe que está lloviendo.

Igualmente, increíble e impensable, es el cómplice silencio gubernamental sobre todos estos hechos; así como la decidida continuidad de asociación legislativa, para gozar del privilegio de la “gobernabilidad”, que el gobierno y su bancada mantienen con las dos facciones políticas más enlodadas en casos de narcotráfico, narco delincuencia, manoseo judicial y defensa absurda de la impunidad de los 2 prófugos mayores en la historia de nuestro país; Ex Presidente y ex Vicepresidente. Ambos condenados, con sentencias ya ejecutadas, ambos culpables de varios y severos delitos…ambos prófugos, intocables, inalcanzables, y disfrutando de los dineros robados desvergonzadamente, sabiéndose protegidos y fuera del alcance de las leyes del Ecuador y de su complaciente gobierno.

Cuando se habla de gobierno, de presidente de la República, se habla de quien verdaderamente nos representa a todos los ciudadanos ecuatorianos, dentro y fuera del país; dentro y fuera de las opiniones diversas, que van y vienen según las tendencias políticas. Nos ha resultado vergonzante ser testigos del “PAPELÓN”, al que la Cancillería ha sometido a la imagen del Ecuador entero, pidiendo permiso para entrar a la sede diplomática de un país, poco amigo en realidad, a sabiendas de que eso es ABSOLUTAMENTE imposible; cosa que sabe hasta un alumno de segundo año de derecho. Todo esto, hecho con el afán de lavarse la cara, al haber permitido que el contumaz delincuente, reo prófugo y exvicepresidente, se les vaya como el agua entre los dedos, a refugiarse en la embajada de un país, cuyo actual gobierno es conocido por apoyar a las huestes de Puebla y Sao Paulo. Vergonzante, en realidad. Igualmente, nos afecta mucho el silencio, de evidente apoyo, a las gestiones de la Fiscalía; la falta de un idioma claro y determinante acerca de quienes hoy son SOCIOS legislativos del actual régimen. ¿Qué intenciones tiene ese comprometedor silencio? La explicación más plausible será, querer bailar con Dios y con el Diablo, cuando desde los inicios de este absurdo pacto, le fue advertida la podredumbre en la que se metía, a lo cual hizo caso omiso. ¿Para gozar de impune gobernabilidad? O quizá, esperando que, en su momento, le otorguen a él la misma “cortesía”.

Pero, nadie explica nada. Ni a los ciudadanos, ni a la prensa nacional, ni a comentaristas, profesionales, buenos y respetados colaboradores, colegios de profesionales y demás; que clamamos por un derrotero claro, diáfano y decidido, del gobierno a quien elegimos para que NOS SIRVA; y no para que SE SIRVA de nosotros.

Son innegables las buenas noticias acerca de minería, baja del riesgo país y de la criminalidad, así como de apoyos gubernamentales foráneos importantes, logrados por el electo Daniel y sus compañeritos, pero no por ello dejemos de lado lo que es verdaderamente importante para el Ecuador; como sociedad y como nación en vías de evolución.

No se quiera tapar el Sol con un dedo, ni engañarnos con caramelos de colores y música estridente; pues lo primero que nuestra nación exige, es el FIN de la impunidad y sus VERDADEROS responsables; el fin del atraco permanente a la cosa pública y el castigo OPORTUNO a sus responsables, y no llenarnos de “acuerdos”, promesas de inversión, cálidos y románticos mensajes de apoyo de organizaciones internacionales, que a la postre habrá que verse como mismo terminan.

¡Bien por sus logros, señor presidente!

No borre con el codo, lo que ha hecho con su mano.