Opinión

EL CADMIO UN ENEMIGO OCULTO EN EL CACAO.

Ing. Agr. Mauro Erazo Vélez.

Presidente del Foro Agropecuario Ecuatoriano.

Presidente de la Asociación de Ingenieros Agrónomos del Ecuador

 

En Ecuador, la producción de cacao ha experimentado un notable crecimiento en los últimos años. Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), en 2023 se produjeron alrededor de 400,000 toneladas métricas de cacao en el país, se estima que siga subiendo el precio internacional, en beneficio de todos los cacaoteros. La producción estimada para el año 2024 es de 420 mil TM con esta producción y precio el cacao debería dejar más de 4200 millones de dólares en la economía local este año.

El cacao ecuatoriano es reconocido a nivel mundial por su alta calidad y sabor, lo que lo convierte en uno de los principales países productores de cacao fino y de aroma. La mayoría de la producción de cacao en Ecuador se concentra en las provincias de Guayas, Los Ríos, Manabí, Esmeraldas y El Oro. 190.000 pequeños agricultores, 20.000 familias más en la cadena de valor, 628.000 hectáreas sembradas.

La producción de cacao en Ecuador ha sido impulsada por políticas gubernamentales de apoyo al sector cacaotero, así como por la implementación de prácticas sostenibles y de certificación en las fincas cacaoteras. La demanda de cacao ecuatoriano en el mercado internacional continúa en aumento, especialmente en países europeos y asiáticos.

El cadmio es un metal pesado altamente tóxico que puede contaminar los suelos y las plantas, incluyendo el cacao. El cacao es un cultivo importante en Ecuador, ya que es uno de los principales productos de exportación del país y constituye una fuente importante de ingresos para los agricultores.

La presencia de cadmio en el cacao puede tener varias implicaciones negativas. En primer lugar, la contaminación por cadmio puede afectar la calidad del cacao y disminuir su valor en el mercado internacional. Esto puede resultar en pérdidas económicas para los productores ecuatorianos, que dependen en gran medida de las exportaciones de cacao.

Además, la presencia de cadmio en el cacao puede representar un riesgo para la salud de los consumidores, ya que la ingesta de alimentos contaminados con este metal pesado puede causar problemas de salud graves, como daño renal, daño pulmonar y cáncer.

Para abordar este problema, es importante implementar medidas de control de la contaminación por cadmio en los suelos y en los cultivos de cacao. Esto podría incluir prácticas agrícolas sostenibles, como la rotación de cultivos, el uso de fertilizantes orgánicos y la aplicación de técnicas de remediación del suelo.

Además, es importante que las autoridades ecuatorianas establezcan límites máximos permitidos de cadmio en el cacao y realicen controles regulares para garantizar el cumplimiento de estas normas. De esta manera, se podría proteger la salud de los consumidores y garantizar la sostenibilidad económica del sector cacaotero en Ecuador.

Según la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), los contenidos máximos de cadmio en cacao en polvo y chocolate son los siguientes:

  • Cacao en polvo: 0,6 mg/kg
  • Chocolate negro: 0,08 mg/kg
  • Chocolate con leche: 0,1 mg/kg

 

Estos niveles de cadmio se han establecido para proteger la salud de los consumidores y se basan en estudios científicos sobre los efectos del cadmio en el organismo humano. Es importante tener en cuenta que el cadmio es un metal pesado tóxico que puede acumularse en el cuerpo y causar problemas de salud a largo plazo, por lo que es importante limitar la ingesta de alimentos con altos niveles de cadmio.

Para controlar los metales pesados en el cacao, se pueden seguir las siguientes medidas preventivas:

  1. Selección de suelos de cultivo: Elegir suelos adecuados para el cultivo de cacao, evitando aquellos que estén contaminados con metales pesados.
  2. Uso de productos orgánicos: Utilizar abonos orgánicos en lugar de fertilizantes químicos que puedan contener metales pesados, además del basalto el uso de aceite ozonizado está dando grandes resultados.
  3. Monitoreo del suelo y agua de riego: Realizar análisis periódicos del suelo y del agua de riego para detectar la presencia de metales pesados y poder tomar medidas preventivas en caso de encontrar concentraciones altas.
  4. Control de pesticidas y agroquímicos: Utilizar lo mínimo de productos fitosanitarios y agroquímicos de forma responsable y siguiendo las dosis recomendadas, para evitar la contaminación del cacao con metales pesados.
  5. Buenas prácticas agrícolas: Seguir buenas prácticas agrícolas, como rotación de cultivos, control de erosión y manejo adecuado de residuos, para minimizar la presencia de metales pesados en el cultivo de cacao.
  6. Procesamiento adecuado: Realizar un procesamiento adecuado del cacao, incluyendo la limpieza y selección de los granos para eliminar posibles contaminantes.

Es importante recordar que la presencia de metales pesados en el cacao puede ser perjudicial para la salud, por lo que es fundamental tomar medidas preventivas para garantizar la seguridad de este producto.