Opinión

El buen Guatamovil, un emprendimiento de buen sabor.

El manabita Wellington Solórzano convirtió un triciclo en una cocina para preparar guatita, a este invento lo llamaron “El Guatamovil” que en la actualidad recibe a más de 70 personas diarias. Esta “hueca” se ha convertido para los clientes en una de las favoritas por su sazón y sobre todo por la atención que reciben.

“Con hambre o sin hambre”, es una de las frases utilizadas por Wellington para medir la porción a servir, cabe mencionar que de un plato pueden comer hasta tres personas, cada uno  tiene un valor de 2,75 y si es con presa de pollo aumenta 0.50 ctvs. Hay clientes que aceptan el reto de comer el plato “Con Hambre”, si lo acaban no pagan, caso contrario deberá lavar los platos.

El carisma y humor acompañan el menú, los cliente que llegan con mal genio sale con una risa en el rostro, “la comida entra por los ojos y por la atención, ese es el éxito de cada negocio”, contó Wellington.

Rutina

A las 04:00, empieza la preparación, Wellington junto a su esposa Sandra Alcívar le ponen la sazón manabita al preparado, las ollas ya empiezan a hervir eso de las 07:00, diez minutos después se abren las puertas del  local, ubicado en la calle Juan Montalvo de la vía Quevedo km 1, sector de la Pepsi. A esa hora, el olor a guatita desprende su característico aroma y seducen a quienes transitan  por el lugar.

Este negocio está próximo a cumplir 24 años en Santo Domingo, inició en la calles con unas cinco libras de arroz, guatita y pollo, ahora se cocina hasta 30 libras de arroz y han aumentado los ingredientes. Wellington desde muchacho fue trabajador, inició limpiando botas, vendiendo periódico, era guardián de las calles y después de dejar el cuartel salió con nuevas ideas y gracias al consejo de un amigo decidió poner el puesto de comida.

Al inicio el Guatamovil estaba bajo una carpa de plástico, también había una mesa de madera y algunas sillas, de a poco fue aumentando e incluso algunos sin vergüenza se sentaban en las veredas. Sin embargo, por la ordenanza municipal ahora el Gutamovil está bajo techo y un local con mayor comodidad al cliente.

Acogida

Los fines de semana son los días de mayor acogida, aquí se venden hasta 150 platos de guatita, además se ha incorporado al menú La Bandera de mariscos que hasta pueden comer 4 personas, esto va acompañado de la llamada “agüita de lluvia”, las hay de Jamaica o de limón.

En “El Guatamovil” han comido políticos, autoridades pero sobretodo gente sencilla que gusta del buen sabor. Esta “hueca” suena hasta en el exterior, pues varias  personas que han estado en Santo Domingo han comido de esta tradicional guatita, “lo más satisfactorio es que la gente  hable bien del negocio y seguiremos trabajando para dar de que hablar”, expresó Wellington.

Fuente: www.lahora.com.ec