Economía

El BCE defiende ante el Constitucional alemán su programa de compra de deuda

El programa de OMC contempla la compra en el mercado secundario de deuda soberana con vencimiento de uno a tres años de países con dificultades de financiación.

BERLÍN. El Banco Central Europeo (BCE) defendió hoy ante el Tribunal Constitucional alemán su plan de compra de deuda, en el proceso abierto en el país tras presentarse varias demandas contra el instrumento ideado para atajar el repunte de las primas de riesgo de los socios del euro.

El miembro del comité ejecutivo del BCE Yves Mersch defendió el programa de operaciones monetarias de compraventa (OMC), en una nueva vista oral del proceso contra un instrumento creado en 2012 y que no ha llegado a utilizarse.

El proceso se reanudó después de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), a instancias del propio Constitucional alemán, avalara la legalidad de un programa que materializó la promesa del presidente del BCE, Mario Draghi, de hacer “todo lo necesario” para salvar el euro.

En la vista, Mersch recalcó que “el BCE no excedió su mandato de política monetaria” al articular este programa en uno de los momentos más críticos de la crisis de la deuda europea y argumentó que, gracias a esta decisión, “hoy la zona euro crece de forma lenta, pero estable”.

El economista luxemburgués afirmó que “una unión monetaria es una comunidad de riesgo compartido” y recordó que el programa obligaba a los países que solicitasen al BCE que comprase su deuda soberana a aplicar, en contrapartida, importantes reformas estructurales y ajustes fiscales.

También testificó como experto Jens Weidmann, presidente del Bundesbank (banco central alemán) y único miembro del consejo de gobierno del BCE que votó en contra del programa, dando voz a los argumentos de los demandantes.

“En las compras de deuda soberana del programa de operaciones monetarias de compraventa del año 2012 se mutualizan completamente los riesgos y al final se reparten a los contribuyentes”, dijo Weidmann.

Uno de los demandantes, el exdiputado conservador Peter Gauweiler, se muestra “convencido” en declaraciones publicadas hoy en el diario “Rheinische Post” de que el Constitucional alemán “mantendrá la doctrina de su decisión previa, de comienzos de 2014, en la que señalaba que con el programa de compra de deuda soberana el BCE rebasaba sus competencias”.

Los críticos sostienen que el programa de OMC supera las competencias del BCE, además de atentar contra la soberanía de los países de la eurozona y contra la prohibición de financiar a los Estados.

“Lo que está en juego en Karlsruhe (sede del Constitucional) es el futuro de la democracia alemana y la pregunta acerca de si es el Parlamento o el consejo del BCE el que debe decidir si el contribuyente alemán tiene que financiar los negocios de miles de millones del banco central”, afirmó Gauweiler.

El programa de OMC contempla la compra en el mercado secundario de deuda soberana con vencimiento de uno a tres años de países con dificultades de financiación, como las que tenían en aquel momento España e Italia, que estaban siendo muy penalizados en los mercados.

Nunca llegó a ponerse en marcha, aunque su mero anuncio tuvo un efecto positivo y contribuyó a frenar las primas de riesgos de ambos países.

En febrero de 2014, el Constitucional alemán consideró, tras analizar por primera vez esta cuestión, que el programa era contrario a derecho, pero remitió al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) la demanda y se declaró no competente.

Los jueces de Luxemburgo, en una decisión no vinculante para el Constitucional alemán, declararon poco después legal el programa del BCE.

Ahora el alto tribunal alemán ha de tomar una decisión definitiva sobre el asunto, teniendo en cuenta el fallo de Luxemburgo, para lo cual se espera que pasen varios meses.

Algunos observadores esperan que el TC opte por una decisión de compromiso y se reserve el derecho de controlar futuras decisiones del BCE destinadas al rescate del euro. (EFE/La Nación)