Realidades

El asistente de Charlie Sheen relata su calvario con el VIH

El 18 de noviembre en el programa de televisión estadounidense Today Show, Charlie Sheen, de 50 años, reveló que era portador de VIH.

EE.UU. En una típica fiesta de Charlie Sheen no podían faltar las drogas, el alcohol y las estrellas porno, detalló Steve Han amigo y asistente personal del intérprete en una entrevista con el Daily Mail. Pero en 2012 durante una de sus fiestas algo raro sucedió. Sheen, que había consumido cocaína y alcohol, de pronto se lastimó una de sus piernas y derramó un poco de sangre. Nadie prestó mucha atención a lo ocurrido. La sangre salpicó la moqueta y un iPad que con su luz hizo brillar el fluido.

De allí salió la broma de que el actor tenía sangre de tigre. Entonces Sheen comenzó a gritar enfadado: “No toquéis mi sangre, no la toquéis”. Fue allí cuando Han se percató por primera vez que algo no estaba bien. “Fue una reacción muy extraña, él lucía muy consternado con la idea de que alguien pudiera tocar su sangre. Teníamos una fiesta salvaje y con excesos así que la mayoría no se preocupó, pero yo sabía que él no estaba bien, podía verlo en sus ojos”, narró Han.

Lo primero que se imaginó el asistente del cómico fue que podía tener hepatitis C. Él, sin embargo, no tenía ni idea que Sheen estaba atravesando un momento difícil, y que guardaba un secreto doloroso que pocas personas sabían, era portador de VIH.

Steve Han, de 34 años que comenzó a trabajar con el exprotagonista de Dos hombres y medio en 2011 recordó el momento en el que el artista le confesó que era seropositivo. “Estábamos en Cabo, México en diciembre de 2012. Pretendíamos pasar allí la Nochevieja, pero al final volvimos antes de lo esperado a Los Ángeles porque había una tormenta. Esa noche en casa de Charlie, él me buscó para que habláramos.

Yo había tenido encontronazos con uno de sus guardaespaldas y quería saber qué pasaba. Me puse sentimental y le conté todo, incluso mis problemas. Estábamos siendo muy honestos el uno con el otro. Y fue allí cuando me dijo: ‘Tengo VIH”. Han recuerda que quedó en shock y empezó a llorar, el intérprete lo tranquilizó y le dijo que no se estaba muriendo y que las cosas iba a salir bien. “Quería dejarme claro que tener VIH no era una sentencia de muerte”.

Según el asistente esta revelación los unió más y desde ese momento se dedicó a cuidar a su amigo. Estaba al tanto de a qué hora se tomaba su medicamento, le dejaba a mano los tres antivirales que el actor debía tomar cada mañana. Incluso muchas veces, se las daba en la boca. El medicamento le causaba un constante malestar al actor. “Las pastillas tienen efectos secundarios. Le daban náuseas, le quitaba el apetito al punto que le pagaba unos 1.300 euros a un chef, pero al final no probaba bocado”, explicó.

Durante la entrevista también recordó el día en que Charlie Sheen le mostró un examen de sangre que decía que el VIH era indetectable. “Estaba muy feliz”. Más tarde la agenda del actor empezó a apretarse. El cómico se encontraba rodando la serie Anger Management y no tenía mucho tiempo para descansar.

Contrario a lo que se ha dicho últimamente, Han asegura que Sheen cuida su vida privada. “Claro que mantuvo relaciones sexuales con actrices porno, a veces eran hasta cuatro al mismo tiempo, pero nunca lo hizo frente a su equipo de trabajo”. Contó, además, que el actor disfruta de la música de Guns N Roses.

El 18 de noviembre en el programa de televisión estadounidense Today Show, Charlie Sheen, de 50 años, reveló que era portador de VIH y que lo hacía público porque quería poner punto final a las extorsiones. (Internet/La Nación)