Ciencia

El ambicioso plan de los cyborgs en Suecia

Ya había oscurecido en Estocolmo cuando un grupo de ocho personas entró en Swahili Bobs, un salón de tatuajes en uno de los callejones del barrio de Sodermalm.

SUECIA. Durante el día sus integrantes eran emprendedores tecnológicos, estudiantes, diseñadores de sitios web y consultores de informática, pero esa noche se transformaron en cyborgs.

Estos párrafos pueden sonar al principio de una novela de ciencia ficción, pero se trata de una recolección de eventos reales, escritos por el hacker Hannes Sjoblad.

Fue él quien organizó a finales de noviembre esta “fiesta de implantes”, una de varias que planificó. En el evento, ocho voluntarios accedieron a ponerse bajo la piel de la mano un implante con un pequeño chip RFID (identificación por radiofrecuencia, en sus siglas en inglés).

Los cyborgs ven un mundo de posibilidades ligadas a sus microchips. Sjoblad ya ha logrado que 50 personas se hayan implantado un microchip, y tiene como objetivo que otras 100 lo hagan durante los próximos meses.

“Después habrá 1.000, después 10.000. Estoy convencido de que esta tecnología está aquí para quedarse y de que no nos parecerá nada raro tener un implante en la mano”, dijo. Este cyborg busca voluntarios que se unan a su sueño a través de las redes sociales y de las comunidades de hackers en Suecia, entre la gente que ya está acostumbrada a jugar con la tecnología.

Ahora mismo el implante funciona como un simple programa de seguridad, que les permite a los usuarios abrir la puerta de su casa sin llave, aunque para ello tengan que cambiar el mecanismo de cierre, algo que en estos momentos no es barato.

La línea que separa a los humanos de las máquinas se está haciendo cada vez más borrosa. Hace años había miedo sobre las vacunas y ahora nos parece perfectamente normal que nos inyecten células. Eso es un ejemplo temprano de un hackeo bilológico

Cada vez más gente que ha perdido una extremidad recibe prótesis biónicas, las cuales son cada vez más sofisticadas. Ya no sorprende que a alguien le implanten una cadera artificial o se utilice tecnología láser para corregir problemas de visión. (Internet/ La Nación)