Actualidad

El Alto Mando ya se puso a disposición

El anuncio tomó por sorpresa a los 19 generales de la Policía. El presidente Guillermo Lasso exigió a todos que pongan disposición sus cargos.

Es la primera vez, en la historia del país, que todo el Alto Mando Institucional está sentenciado a irse de un solo tajo. Además, el Jefe de Estado ha dado un plazo de una semana para que el comandante general, Fausto Salinas, detenga a Germán Cáceres, principal sospechoso del asesinato de María Belén Bernal.

Hasta ayer, 24 de septiembre del 2022, los generales estaban desconcertados. Unos evitaron responder las llamadas de este Diario. Otros leyeron los mensajes y no contestaron. Incluso, algunos oficiales pidieron tiempo para contestar o se aferraron a la frase “no vamos a pronunciarnos”.

Lo cierto es que ayer todos presentaron de manera oficial la disposición de sus puestos. “Nunca ha pasado esto, pero si ahorita el Presidente quiere descabezar a toda la Policía lo puede hacer, ya todos presentaron sus carpetas”, señaló un oficial.

¿Qué sucedería si eso ocurre?

La Policía está integrada por cerca de 50 040 agentes. De esa cantidad, 3 763 son oficiales y 46 257 son personal de tropa. Todos los uniformados son comandados por el Ato Mando, integrado por 19 generales.

Si el escenario de la destitución se llega a cumplir, la Policía se quedaría sin un solo general. Los oficiales más antiguos serían 189 coroneles.

De ellos, el Presidente escogería a los 19 mejores para reemplazar a los salientes. Pero antes de hacerlo, los oficiales elegidos deberían ascender generales forzosamente.

El remezón en la institución policial afectaría a todas las jurisdicciones y unidades especializadas de la Policía. Incluso entre los agentes no conocen el protocolo que se debería seguir si esto ocurre. Lo que sí saben es que el presidente Guillermo Lasso estaría destituyendo a cinco promociones. Esto en tiempo significa la salida de 20 años de formación policial.

Por eso, para el analista en Inteligencia Mario Pazmiño, el escenario de mutilar a la Policía no es el más aconsejable. Él dice que se debe analizar cambios con base en fallas estructurales y responsabilidades específicas.

Por ejemplo, para Pazmiño, la Inteligencia ha fallado drásticamente en la captura del sospechoso Cáceres. Pero eso no significa que sea por culpa de los uniformados. Para él, todo el sistema requiere un fortalecimiento económico y de personal.

Además, advierte que para dirigir la Policía se necesita oficiales con experiencia. Y precisamente, el actual Alto Mando Institucional es de baja jerarquía. Para entender esto hay que conocer que el grado de General tiene tres puestos: General de Distrito, General Inspector y General Superior.

Los 19 oficiales, que han sido sentenciados por el mandatario Guillermo Lasso, todos son generales de Distrito. Es decir, que, si son destituidos, los nuevos generales tendrían menos experiencia y se saltarían procesos, capacitaciones y cursos.

De hecho, la próxima leva para ascender a generales estaba programada para agosto del 2023.

Oficiales destituidos

Los primeros oficiales en ser destituidos fueron Giovanny Ponce Freddy Goyes. El primero ocupaba el tercer puesto en la línea de mando después del Comandante General.

Entre sus méritos más destacados están la elaboración del nuevo modelo de gestión de la Policía Judicial. Fue jefe en la Unidad de Antinarcóticos y hasta el viernes 23 de septiembre ocupó el cargo de Director de Seguridad Ciudadana y Operaciones. Los detalles de su salida se mantienen reserva, pero se investiga si tuvo nexos con Cáceres.

En cambio, Goyes era un general que estuvo al frente de algunas direcciones policiales, entre ellas las investigaciones nacionales sobre violencia de género y de la mujer. Hasta el viernes ocupó el cargo de director de educación.

Su salida está relacionada a fallas de protocolos en la Escuela Superior de la Policía, en donde fue asesinada María Belén Bernal. Lasso ha pedido que verifiquen todos los procesos de las escuelas de formación.

 

 

 

– El Comercio