Opinión

El alcalde reculón

Dr. Franklin Verduga Velez/Guayaquil

 

Cuidado con pensar en alguna parte del cuerpo humano. La real academia de la lengua española califica así a las personas que deciden algo y luego retroceden y hasta hacen lo contrario de lo que predicaban. El Alcalde de Guayaquil es un reculón consumado que, en los pocos meses que ejerce el cargo ha dado marcha atrás a varias decisiones o actitudes confirmando en el ambiente la sensación de que es un improvisado. Pruebas al canto. Identificado y electo bajo las banderas del correismo, olvidando que ya era el Primer personero municipal puso la maquinaria burocrática de la institución al servicio de la campaña de doña Luisa González candidata presidencial del prófugo de Bélgica. Siendo prohibido por la ley, participó en el mitin de la victoria correista de la 1 vuelta.

El 9 dé Octubre pasado, en la sesión solemne invitó a la candidata presidencial que estaba sentada a su diestra y lo hizo igual con el candidato opositor, hoy presidente de la república. Este fue informado que se preparaba un cuadrillazo para vejarlo. Obviamente que no fue lo que motivó una dura crítica pública del alcalde, buscando sacarle réditos electorales al hecho. Fracaso ruidosamente porque en Guayaquil ganó el candidato Noboa.

El día de las elecciones violando flagrantemente la ley electoral concurrió a votar acompañado de la candidata perdedora y declaró al mediodía,Cuando es prohibido hacerlo, que la Gonzalez iba ganando y que en pocas horas sería la nueva presidenta. Pues perdió y entonces vino la reculada del alcalde.

Buscando desesperadamente que Noboa olvide su reprochable conducta planteó una reunión ridícula y Cantinflesca. Que se reunieran Correa, Nebot y el presidente. Me produjo lástima que nuestro personero municipal se convirtiera en árbitro de una contienda proponiendo una reunión, a título de que, con un prófugo de la justicia. Después, lo sé De Fuentes oficiales, ha buscado padrinos para que el presidente lo reciba.

Un día el jefe de estado declaró que en la reunión del consejo de seguridad nacional realizada en Guayaquil si podía estar la prefecta pero no el alcalde. En castellano sencillo no era merecedor de la confianza en temas relacionados con la seguridad. Que humillación. Más claro ni el agua.

Finalmente a conseguido que el presidente lo reciba. Y en qué más ha reculado dirán ustedes y les respondo. Dijo con demagogia que sacaría las rejas de Malecon 2.000 y no solo que las dejó sino que me ha instalado rejas eléctricas. Dijo que haría un túnel en cerro blanco para la construcción de una vía y ahora se desgañita expresando que no lo hará.

Lo cómico es que esa vía es para llegar a Daular, decía el alcalde, para el nuevo areopuerto cuando antes sostenía que eso era innecesario y que esos recursos debían ser invertidos en obras más prioritarias con una frase que no olvido, “recursos para inyectar la economía.”

Los pueblos son los que eligen su destino. Alvarez ganó con el 39 por ciento de los sufragios. La votación social cristiana se dividió entre la Dra. Viteri y Pedro Duart que juntos sumaron el 53 por ciento. Esa es la política. Y ya empezamos a sentir la enorme diferencia de las administraciones social cristianas con esta correista. Ruego a Dios que pueda concluir su mandato porque las quejas y reclamos diarios al abandono de la ciudad me retornan a las terroríficas épocas del bucaramismo.