Opinión

EL AGUA ES VIDA:

Ing. Agr. Pedro Álava González.

M.Sc. Técnico Asesor Internacional.
C.I. 09 03987139
perico_alava@yahoo.com.

Fl 33322 – USA para LA NACIÓN de Guayaquil – Ecuador.

 

El agua es el solvente universal que juega un papel supremo en todos los seres vivos dentro de sus células, pues ellas son la unidad básica de la vida en los organismos multicelulares. El H2O participa directa e indirectamente en todas las reacciones metabólicas. En humanos se estima entre el 70% al 85% de su peso es agua (parte liquida de la sangre y tejidos) y una persona empieza a morir a partir del 7mo día sin ella al paralizarse el transporte de oxígeno a través de sus células y cesar importantes funciones ante la ausencia del fluido. 

Una planta mal regada que no satisface sus demandas evapotranspirativas, atrofia su crecimiento modificando su Anatomía, morfología, Fisiología y su bioquímica, afectando procesos fisiológicos internos. En palabras fáciles, un déficit o estrés por falta de agua ocurre cuando las cantidades de agua que se pierden por transpiración exceden a la velocidad de absorción. En la mayoría de las plantas Herbáceas, el agua constituye el 80% al 90% del peso fresco. Irónicamente la gran mayoría del agua que es continuamente absorbida desde el suelo, que fluye por translocación a través de la planta y finalmente sale en forma de vapor hacia la atmosfera, su mayor cantidad ni siquiera parece haber estado involucrada en una aparente función. Algo curioso es la ineficiente economía del uso del agua por las plantas, aunque ellas necesiten relativamente grandes cantidades de agua debido a la estructura de sus hojas que actúan como “Enfriadores” durante días de altas temperaturas, transpirando intensamente para enfriar la planta. A este proceso se lo denomina “Transpiración” mediante el cual el agua se pierde en forma de vapor. La Transpiración estomática se lleva más del 95% del agua en forma de vapor, entre un 2% a un 5% es utilizada apenas por las plantas. Existen también otras 2 formas conocidas como transpiración cuticular que está en función directa de su resistencia cuticular y la otra forma es la transpiración lenticular, pero ambas son insignificantes comparadas con la transpiración estomática. Se ha estimado que una sola planta de maíz puede perder hasta 45 galones de agua en todo su ciclo y apenas 0.9 de galón lo utiliza. Se estima que 1 cm2 de una hoja puede tener hasta 60.000 estomas, ellos están debajo de la superficie de la hoja. Todo lo arriba expresado se refiere específicamente al agua que mediante un transporte pasivo ingresa a las plantas, aquí evito hablar de los desperdicios infames de este líquido vital causado por riegos excesivos, sin una aplicación de riego uniforme debido a la ausencia alarmante de eficientes métodos de aplicación del riego en nuestra agricultura. 

Dicho esto, quienes llevan la peor parte son los sectores más desatendidos como los pequeños campesinos y agricultores que no solo padecen por ausencia de sistemas eficientes de riego y drenajes sino en todos sus aspectos. 

Según las Estadísticas del MAG entre cultivos permanentes + Transitorios hay 2’.595.075 hectáreas en producción excluyendo los 3’.357.167 de pastos cultivados. Así mismo el MAG indica que apenas existen alrededor de 189.459 hectáreas que poseen sistemas de riego de alta eficiencia y uniformidad de aplicación (Goteo y Aspersión > 70%) y más de 652.000 regadas mediante métodos ineficientes de aplicación de agua por gravedad y bombeo con eficiencias por debajo del 40%, estas estadísticas expresan que del 100% de cultivos bajo riego alrededor de un 22% son métodos modernos y eficientes de riego y que un 78% son mediocre a malos. Estos métodos ineficientes de aplicación de riego son los grandes responsables de las continuas erosiones de la capa arable de nuestros suelos agrícolas, imposibilitan una eficiente mecanización para muchas labores tal cual las cosechas mecánicas, suelos saturados sin oxígenos generan la pudrición y destrucción parcial de sistemas radiculares, lavado de nutrientes en los perfiles de suelo y por ende, bajos rendimientos por unidad de superficie sembrada. De hecho, quienes llevan la peor parte son los sectores más desatendidos como los pequeños campesinos y agricultores que no solo padecen por ausencia de sistemas eficientes de riego y drenajes sino en todos sus aspectos. 

En USA hace más de 20 años se implementó un subsidio para la adquisición de sistemas de riego modernos y eficientes de hasta $1.000, oo dólares por acre a favor del pequeño agricultor, alrededor de 1 millón de acres fueron incorporados al uso inteligente y eficiente del riego. En fin, no pretendemos que esta política pueda aplicarse en Ecuador, pero si se crearan líneas de crédito sin intereses o no mayores al 1% (Que el Estado asuma sus costos financieros) a largos plazos entre 8 a 12 años lograríamos levantar los niveles de producción y productividad del campesino exponencialmente especialmente si esta nueva medida viene fusionada a un paquete de apoyo integral como: Semillas de alta producción, asistencia técnica e investigación, insumos, maquinarias y equipos exentos de aranceles, pronto un nuevo amanecer a favor del desarrollo del agro renacería. 

 

 

Respetuosamente