Internacional

Ejecutarán plan en Guatemala relativo a Alianza para la Prosperidad

El plan piloto iniciará desde ya e implicará coordinar esfuerzos en materia de salud, educación y empleo para generar oportunidades y bajar los índices de emigrantes

GUATEMALA. El gobierno de Guatemala anunció que ejecutará un plan piloto en tres municipios acorde con lo previsto en el ámbito de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte de Centroamérica (APP) con Estados Unidos.

La perspectiva es que Momostenango, en el departamento centroccidental de Totonicapán; Nebaj (Quiché, Norte) y Jocotán, en el oriental Chiquimula, sirvan como laboratorio del cual saldrá la estrategia que luego podrá aplicarse en ese orden en el resto del país, precisó el comisionado presidencial para la Competitividad Acisclo Valladares.

El plan piloto iniciará desde ya e implicará coordinar esfuerzos en materia de salud, educación y empleo para generar oportunidades y bajar los índices de emigrantes, empeñados en encontrar fuera del territorio otras oportunidades de desarrollo para si y para sus familias.

Tales resultados podrán verse antes de final de año y si se hace bien podría servir para replicar en otros de una forma más simple, convirtiéndolos en municipios modelo, destacó el funcionario.

La APP derivó de una propuesta de los gobiernos de Honduras, El Salvador y Guatemala a Estados Unidos, con el fin de captar fondos para ejecutar políticas de desarrollo destinadas a revertir las causas del flujo migratorio de esta región hacia el país norteño.

El proyecto fue presentado en el segundo semestre de 2014 y aceptado por el presidente Barack Obama en virtud de la crisis migratoria provocada por el éxodo masivo de menores de edad, sin acompañantes adultos, que invadió la frontera sur estadounidense en esos meses.

Luego de muchos cabildeos en diciembre de 2015, el Congreso de Estados Unidos admitió destinar 750 millones de dólares a la APP, más condicionó la entrega de 75 por ciento de esa cifra a la solución de 16 temas relacionados con la seguridad nacional y fronteriza, desarrollo social, reformas políticas, fiscales y combate a la corrupción.

Es decir, para recibir esos fondos El Salvador, Honduras y Guatemala deben mejorar los indicadores elevados de criminalidad, pobreza, corrupción, impunidad y otros que arrastran hace varias décadas.

También el Congreso de Estados Unidos pidió que el Departamento de Estado presente un plan de gasto sobre el uso de los fondos para cada país, así como los objetivos, indicadores para medir el progreso y una línea de tiempo para implementar la estrategia.

El funcionario designado para esto asumirá, además, la supervisión general del cumplimiento y podrá suspender en forma parcial o total la cooperación, mientras que en cada país debe funcionar una comisión autónoma dedicada a esos menesteres. (Prensa Latina/La Nación)