Internacional

Egipto inaugura mañana nuevo Canal de Suez con altas expectativas económicas

 Según sus cálculos, el tráfico a través del canal aumentará por encima del incremento del comercio marítimo mundial, que se estima en un 3 % entre 2015 y 2016.

ISMAILIYA. El nuevo Canal de Suez será inaugurado mañana como el proyecto estrella del presidente Abdelfatah al Sisi y que ha sido presentado a los egipcios como el remedio para todos los males de su economía, muy afectada por años de inestabilidad política y violencia en las calles.

El denominado «nuevo canal de Suez» consiste en la construcción de un tramo navegable de 35 kilómetros, excavado en paralelo al viejo canal, y la ampliación del conducto ya existente en un tramo de 37 kilómetros, lo cual reducirá el tiempo de navegación y aumentará la capacidad de toda la obra, de 195 kilómetros de largo.

Gracias a ello, las autoridades egipcias prevén que el número de barcos que transitan por el canal (un promedio de 49 cada día) se duplique en menos de 10 años, así como los ingresos que percibe el Estado, de los 5.300 millones de dólares de 2014, a más de 13.000 millones en 2023.

El director de planificación de la Autoridad del Canal, Mahmud Rizk, explicó hoy a la prensa en la ciudad de Ismailiya que los resultados de la apertura de la nueva vía sobre los ingresos que esta genera se empezarán a notar a partir de 2016.

Según sus cálculos, el tráfico a través del canal aumentará por encima del incremento del comercio marítimo mundial, que se estima en un 3 % entre 2015 y 2016.

A pesar de estas previsiones optimistas, analistas consultados por Efe consideran que el impacto que puede tener la apertura del nuevo canal sobre la economía egipcia y los bolsillos de los ciudadanos será limitado, al menos a corto plazo.

«El impacto que tendrá sobre la economía ha sido sobrestimado por razones políticas», dijo a Efe Husein Suleiman, analista económico del estatal Centro de Estudios Al Ahram.

El experto explicó que los ingresos que genera el canal dependen del comercio marítimo mundial y no espera un aumento sustancial de los mismos, que en la actualidad ya representan una de las principales fuentes de moneda extranjera para Egipto, desde que el sector del turismo cayó en desgracia tras la revolución del 2011.

Por su parte, Angus Blair, analista económico y político de Signet Institute en Egipto, se mostró más optimista respecto al nuevo proyecto, pero aseguró que el resultado se verá solo a largo plazo.

«Sin duda va a generar más puestos de trabajo y más ingresos al Estado», dijo a Efe y añadió que los trabajos de construcción del nuevo canal ya han generado empleo y oportunidades de negocio en los pasados 12 meses.

En los trabajos de dragado, que se desarrollaron bajo la supervisión absoluta de las Fuerzas Armadas, participaron entre 25.000 y 30.000 operarios, egipcios y extranjeros.

Ambos analistas hicieron hincapié en los posibles beneficios económicos del futuro proyecto de desarrollo industrial y logístico del área del canal de Suez, que está previsto que dé comienzo en breve y que incluya zonas y servicios industriales, comerciales y tecnológicos, y que busca revitalizar toda la región en las próximas décadas.

Esto generaría cerca de un millón de puestos de trabajo en los próximos 15 años, según el ministro egipcio de Planificación, Ashraf al Arabi, el cual también anunció esta semana que los beneficios del canal de Suez aumentarán en un 9% en el año fiscal 2015-2016.

Las empresas de transporte marítimo se muestran optimistas en torno al nuevo canal de Suez y a las posibilidades que abrirán las siguientes fases de desarrollo de sus instalaciones, que conllevará la creación de nuevas terminales y la ampliación y modernización de los servicios actuales.

«El proyecto del nuevo canal de Suez mejora la competitividad (del canal) para las próximas décadas», aseguró a Efe Mohamad Shihab, director para Oriente Medio de la multinacional Maersk.

Con la mejora del canal, no solo aumentará el número de barcos sino el tamaño de las embarcaciones y eso es lo que marcará la diferencia a largo plazo, explicó Shihab, porque la tendencia mundial apunta hacia el empleo de naves más grandes y con más carga.

Las recientes obras han profundizado el canal para permitir el paso de embarcaciones de hasta 20 metros de calado.

«Si van a poder pasar barcos más grandes (por el canal de Suez), eso significa más ingresos porque un barco de gran tonelaje puede llegar a pagar hasta un millón de dólares», remarcó Shihab.

El presupuesto de la primera fase del proyecto se fijó en $8.000 millones, según el Gobierno, y su ejecución se ha llevado a cabo en un plazo récord de un año, por orden expresa del presidente Al Sisi, que un día como hoy de 2014 anunció la creación del nuevo canal. (Efe/ La Nación)