Internacional

EEUU ofrece asistencia tras catástrofe aérea y no ve indicios de terrorismo

Además, el presidente de EE.UU., Barack Obama, ya ha sido informado por sus asesores del siniestro.

WASHINGTON. El Gobierno de EE.UU. ofreció asistencia a los países afectados por la catástrofe aérea ocurrida hoy en los Alpes franceses y sostuvo que por ahora “no hay indicios” de terrorismo en el accidente del avión de la aerolínea Germanwings que volaba de Barcelona a Düsseldorf con 150 personas a bordo.
“No hay indicios de un nexo con el terrorismo en este momento”, comentó la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Bernadette Meehan, en un comunicado.

Según la Casa Blanca, funcionarios del Gobierno estadounidense están en contacto con las autoridades de Francia, Alemania y España para ofrecerles la asistencia que pueda hacer falta tras la tragedia.

Estados Unidos está “revisando si había algún ciudadano estadounidense a bordo del vuelo”, dijo en otro comunicado la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki.
“Extendemos nuestras profundas condolencias a las familias y los seres queridos de las 150 personas a bordo”, indicó Psaki.

El primer ministro francés, Manuel Valls, prácticamente descartó que haya supervivientes en el accidente del avión, que se estrelló en los Alpes franceses, y sostuvo que “en estos momentos no se puede descartar ninguna hipótesis” sobre las circunstancias del siniestro.
Un portavoz del Ministerio francés del Interior había afirmado hoy a Efe poco antes que van a explorarse todas las pistas, aunque la hipótesis de un acto terrorista no es la prioritaria.

El avión, un Airbus A-320 con número de vuelo 4U9525 de la compañía de bajo coste filial de Lufthansa, despegó de Barcelona a las 09.55 horas de la mañana (08.55 GMT) con destino a Düsseldorf y se estrelló en los Alpes franceses cerca de una hora después.
El presidente francés, François Hollande, señaló que entre las personas que tomaron el vuelo de Germanwings había “víctimas españolas y de otras nacionalidades, principalmente alemanas y turcas”. (Efe/ La Nación)