Internacional

EEUU nombra a Bernard Aronson como enviado para proceso de paz

Durante una visita de Kerry a Bogotá en diciembre, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, pidió un papel más directo de Estados Unidos para poner fin a cinco décadas de guerra en su país.

WASHINGTON. Estados Unidos jugará un papel más directo en las conversaciones de paz en Colombia tras nombrar a Bernard “Bernie” Aronson, un ex secretario de Estado adjunto para Asuntos Interamericanos, como enviado especial para el proceso.

“Tras una cuidadosa evaluación, el presidente (Barack) Obama llegó a la conclusión de que, aunque persisten obstáculos significativos para una paz negociada en Colombia, merece la pena absolutamente ayudar en lo que podamos”, dijo a periodistas el secretario de Estado estadounidense, John Kerry.

En su calidad de aliado cercano, Estados Unidos tiene “la responsabilidad de hacer lo posible para ayudar a Colombia a alcanzar la paz”, agregó Kerry.

El Gobierno de Santos está negociando con la guerrilla izquierdista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para resolver el conflicto, en el que han muerto más de 200.000 personas y han sido desplazadas millones más.

En noviembre, Santos advirtió que el proceso de paz corre riesgo de fracasar si no se logra un acuerdo en 2015.

Las reuniones de paz tienen lugar en Cuba, justo cuando Estados Unidos y la isla caribeña acaban de comenzar unas conversaciones históricas para restaurar sus relaciones diplomáticas tras más de 50 años de hostilidades.

Kerry advirtió que el proceso colombiano será duro. “Estas negociaciones no son fáciles, y lo sabemos. Las negociaciones como estas nunca lo son”, dijo. “Hay razones por las que llevan años y años. Si fuera fácil, ya lo habrían hecho”.

Aronson, que estuvo implicado en iniciativas de paz en Nicaragua y El Salvador, dijo que tanto el Gobierno de Santos como las FARC han hecho progresos, pero los asuntos más complicados han sido dejados para el final.

“Ahora las partes deben resolverlos, porque las ventanas de la paz se pueden cerrar sin avisar y a veces nunca se vuelven a abrir”, dijo Aronson en un breve comentario. “El pueblo colombiano está listo para la paz”. (Reuters/ La Nación)