Opinión

EE.UU.: El auge del esquisto se aproxima a su fin

Fuente:  Prensa Latina
Washington  La época dorada del petróleo no convencional (shale oil) en Estados Unidos está cerca de terminar y con ello el rápido crecimiento de la producción nacional, coinciden hoy diversos expertos.
Presentada como una alternativa para enfrentar el alto consumo interno de energía, la industria del shale en la Unión se agota por la extensiva explotación de los recursos, que, según analistas y medios de prensa, parece imposible de sostener a mediano plazo.

El crecimiento de la producción de esquisto en esa nación se está desacelerando y probablemente alcanzará su punto máximo en los próximos años, advirtió recientemente el ministro ruso de Energía, Alexander Novak.

Como muestra, destacó la disminución de plataformas de perforación en esa nación norteña, lo cual consideró una tendencia.

Similar criterio comparten los pioneros de esa industria Scott Sheffield y Mark Papa.

‘A largo plazo no creo que la Organización de Países Exportadores de Petróleo deba preocuparse mucho más por el crecimiento del esquisto en Estados Unidos’, consideró Sheffield, presidente ejecutivo de Pioneer Natural Resources Co, citado por Bloomberg.

Esa agencia noticiosa, especializada en temas económicos, destacó que numerosas firmas como Occidental Petroleum Corp., Apache Corp. y Cimarex Energy Co comenzaron a reducir sus presupuestos.

Sheffield aseguró que las reservas en la cuenca de Delaware, una de las más importantes, se agotan actualmente a un nivel vertiginoso y lo mismo sucede en la pérmica, situada entre los estados de Nuevo México y Texas.

Por su parte, Papa, fundador de EOG Resources, una de las empresas independientes más grandes del mundo en exploración petrolera, alertó sobre una gran desaceleración.

Si en septiembre el experto cifró en 700 mil barriles diarios el crecimiento de la producción de esquisto para el próximo año ahora rebajó la cifra a 400 mil.

También el banco financiero Goldman Sachs redujo sus estimaciones para 2020 a 700 mil barriles diarios desde los pronósticos anteriores de un millón de barriles.

La explotación expansiva de los pozos, que conduce a un rápido declive, la pérdida de acceso a los mercados de capitales y los bajos precios del crudo son otros puntos que conspiran contra las empresas productoras, muchas de las cuales cayeron en la bolsa y redujeron personal.

La marcada desaceleración de la industria del esquisto en ese país desde el comienzo del año nos llevó a reducir nuestras expectativas para 2019 y 2020, señaló en octubre la Agencia Internacional de Energía.

En similar sentido se pronunció el portal Marketwatch, especializado en temas económicos.

Es evidente una desaceleración gradual desde el pico histórico en el crecimiento de la producción de petróleo de esquisto, coincidió Teodora Cowie, analista de Rystad Energy.

Los llamados pozos jóvenes bombean grandes cantidades en sus primeros trimestres, pero luego la cifra disminuye rápidamente, explicó.

Debido al drástico aumento de la explotación del shale oil mediante la técnica de la fracturación hidráulica (fracking), Estados Unidos incrementó sustancialmente su producción de petróleo y gas en los últimos años, aunque en el horizonte se observa el fin de la bonanza.