Internacional

EE.UU. dispuesto a retirar cinco mil militares de Afganistán

Estados Unidos está dispuesto a retirar unos cinco mil soldados de Afganistán en un plazo de 135 días, según lo pactado preliminarmente con los talibanes, declaró Zalmay Khalilzad, jefe negociador norteamericano en una entrevista que repercute hoy aquí.

El acuerdo, logrado en Qatar después de meses de negociaciones con líderes del grupo insurgente, supone la retirada gradual de los efectivos del Pentágono y el cierre de cinco bases militares mientras los talibanes se comprometen a no permitir que Afganistán sea usado para ataques contra Estados Unidos o sus aliados.

Esos términos deben aún ser aprobados por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, especificó Khalilzad en una entrevista a la televisora Tolo News.

El objetivo del acuerdo, según el representante de la Casa Blanca, es poner fin al conflicto bélico más largo de la historia estadounidense; sin embargo, no especificó cuánto tiempo después de la primera fase de repliegue permanecerían en suelo afgano el resto de los cerca de 14 mil soldados de Washington presentes en la nación centroasiática.

Sin embargo, la paz aún está lejos, lo que quedó en evidencia con una gran explosión que sacudió la capital afgana, Kabul, mientras se emitía la entrevista de Khalilzad.

Los constantes ataques de los talibanes son una muestra de su exigencia para retirar de inmediato a los 20 mil efectivos estadounidenses y de la OTAN.

La Casa Blanca considera que el repliegue debe ocurrir por fases y dependería de condiciones, como una reducción de los ataques por parte de los rebeldes.

‘Siempre vamos a tener presencia, vamos a tener alta inteligencia’, dijo Trump recientemente sobre lo que sucedería después de obtener un pacto con los rebeldes afganos.

Analistas políticos advierten que un acuerdo con Estados Unidos no acabaría por sí solo con los combates entre los rebeldes y las fuerzas gubernamentales afganas, sino que serviría como punto de partida para conversaciones entre los propios afganos, pues hasta el momento los talibanes se han negado a dialogar con representantes de Kabul.

Afganistán vive una situación de inestabilidad política, social y de seguridad acentuada desde 2001 cuando Estados Unidos y sus aliados de la OTAN invadieron el territorio en una supuesta cruzada contra el terrorismo que ha dejado ya miles de muertos.

rgh/avr/gdc

PRENSA LATINA