Internacional

EE.UU. condena ataques contra hospitales en Siria y duda de voluntad de Rusia

Los ataques, perpetrados supuestamente por miembros gubernamentales, “levantan dudas sobre la voluntad o habilidad de Siria para ayudar a parar la brutalidad del régimen de Bachar al Asad contra su propia gente.

EEUU. El Departamento de Estado de EE.UU. condenó hoy los ataques de las últimas horas contra varios hospitales en el norte de Siria y expresó dudas sobre la voluntad de Rusia para contribuir al cese de las hostilidades en el país árabe.

El portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, expresó la condena de EE.UU. a los bombardeos efectuados en las últimas horas contra “objetivos civiles inocentes”, entre los que se incluye un hospital infantil y de maternidad en Azaz y un hospital respaldado por Médicos Sin Fronteras (MSF), ambos en el norte de Siria.

Los ataques, perpetrados supuestamente por miembros gubernamentales, “levantan dudas sobre la voluntad o habilidad de Siria para ayudar a parar la brutalidad del régimen de Bachar al Asad contra su propia gente”, indicó el portavoz de la diplomacia estadounidense en un comunicado.

En su nota, Kirby apuntó como responsable de estos últimos bombardeos a Asad y sus aliados, quienes han perpetrado “ataques, sin causa y sin suficiente consideración de las obligaciones internacionales para proteger vidas inocentes”, pues atacar hospitales en guerra viola la ley internacional humanitaria.

Para EE.UU., esta ofensiva “va en contra” de las llamadas unánimes por el fin de la violencia formuladas por Grupo Internacional de Apoyo a Siria, integrado entre otros por EE.UU. y Rusia y que en la Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC) acordó lograr en una semana el “cese de las hostilidades” en Siria.

“Llamamos de nuevo a todas las partes a cesar los ataques contra civiles y a dar inmediatamente pasos para garantizar el acceso de ayuda humanitaria y el cese de hostilidades que tanto necesita el pueblo sirio”, concluyó Kirby en su nota.

La organización Médicos Sin Fronteras (MSF) confirmó hoy que al menos siete personas fallecieron y otras ocho están desaparecidas, aunque “presumiblemente muertas”, por el bombardeo contra el hospital al que respalda en el norte de Siria.

Siria sufre desde hace cinco años un conflicto que ha causado más de 260.000 fallecidos, según el recuento que elabora el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Londres y una amplia red de activistas sobre el terreno. (EFE/La Nación)