Opinión

EDUCACIÓN EN VALORES

Orlando Amores /Quito

Más importante que mejorar las condiciones de vida de la gente, es otorgarles educación con valores éticos, cívicos, patrióticos, históricos, culturales, morales, religiosos. En la actualidad, los segmentos más pobres de la sociedad tienen una mejor calidad de vida que la de sus iguales de la década del 50, 60 del siglo pasado; sin embargo, su comportamiento social cambió, están influidos por actitudes, modismos, conductas erradas. Lo que hay que hacer es promover educación que propugne valores inmanentes perdurables: Dios, libertad, patria, familia, trabajo, propiedad, progreso.

Hay que enseñar por todos los medios culturales, hasta que entiendan, que los «progresismos», los «supremacismos» de las minorías que nos obligan a aceptar sus aberraciones como la destrucción del lenguaje, con la estupidización «inclusiva», la ideología de género, el femi-marxismo, el abortismo, el homosexualismo, el bestialismo, la pedofilia, son los enemigos de la familia como núcleo fundacional de la Nación, son los enemigos de la salud mental colectiva, son los enemigos del progreso; por tanto, son los enemigos de la historia humana, obedecen a un interés destructivo de la sociedad, para imponer un ordenamiento general de esclavitud y temor, a través de pandemias cíclicas, para controlar las sociedades, utilizando el miedo colectivo y una organización social desquiciada, bajo la férula de un Estado policíaco.