Ciencia

Hasta qué edad puedo congelar mis óvulos (y todas las respuestas sobre la vitrificación)

En 2017, la edad media de la maternidad en España —que lleva en aumento desde 1975— superó los 32 años, según el último informe del Instituto Nacional de Estadística (INE). Ese mismo año, revelan los datos del CSIC, un 30,3% de las mujeres tuvo su primer hijo a los 35 años o más y un 6,6% con más de 40. Con estos datos sobre la mesa, no es de extrañar que una de las búsquedas más recurrentes en google sea “congelar óvulos a los 40”.

El aumento de la edad a la que las mujeres españolas deciden ser madres no es casualidad. Las circunstancias socioeconómicas como la crisis, el aumento del paro, los trabajos precarios y la conciliación laboral son algunas de las causas de este cambio, que va unido a la necesidad de buscar alternativas para poder ser madres más tarde porque la fertilidad empieza a decaer a partir de los 36, aclaró a BuenaVida Juan Antonio García Velasco, director del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) de Madrid.

Una de ellas es el proceso conocido como vitrificación, que consiste en congelar óvulos fértiles para usarlos en el momento en el que la mujer quiera tener hijos. España es puntera en esta técnica, asegura Vincenzo Pavone, científico titular del IPP-CSIC y autor principal, junto a Sara Lafuente, de los proyectos EDNA (Egg donation in Europe) y BIOARREME (La bioeconomía de la reproducción): “Los ciclos de fecundación in vitro (FIV) con donación de óvulos en España representan más del 50% de todos los realizados en Europa“. De hecho, continúa, “hay 450.100 embriones almacenados y 84.000 óvulos”. Pero, ¿cómo funciona el proceso? Respondemos de la mano de los expertos a las dudas más comunes.

EP