Actualidad

Ecuatorianos viajan a Perú y Brasil para llegar a EE.UU.; aumento de vuelos a Europa

El requerimiento de un visado para ingresar a México y Guatemala, en septiembre pasado, obligó a Juan Rodríguez a replantear la ruta de su viaje a Estados Unidos en condición irregular. Los coyoteros elevaron de USD 15 000 a 21 000 el costo de su travesía que empezó en un nuevo puerto aéreo, en Lima, Perú.

El joven, oriundo de Azogues y de 24 años, emprendió su salida el pasado 27 de septiembre de Guayaquil a Lima. Desde ahí emprendió un segundo vuelo a Panamá, ciudad desde la que inició un periplo terrestre hacia México, país en el que ya se encuentra a la espera de poder cruzar a Texas.

Grupos de migrantes y autoridades están alertas. Coinciden en que luego de que México empezó a solicitar la visa de turista a ecuatorianos, desde el 4 de septiembre, y Guatemala, desde el 20 de ese mismo mes, las salidas de ecuatorianos registran un alza considerable. Salen a países como Perú y Brasil, y no regresan. También hay un aumento de viajes hacia España e Italia, en Europa.

En el caso de Perú, por ejemplo, entre enero y agosto de este año, no retornaron 103 desde ese país. Mientras tanto, en septiembre no regresaron 523 a Ecuador.  Juan Rodríguez es parte de esas cifras.

Una situación similar se observa con Brasil: en septiembre no regresaron del país sudamericano 312 ecuatorianos, cuando en los siete meses previos apenas 17 no lo hicieron.

En la otra orilla, quienes no retornaron desde México cayeron el mes pasado a 1 340, cifra que dista de los 69 081 contabilizados entre enero y agosto, cuando había vía libre en el ingreso a ese territorio.

Estos nuevos casos están siendo investigados por la Fiscalía de Cañar, que ya ha identificado a Panamá como nueva escala para llegar a Estados Unidos, pues no requiere de visa para ingresar. Hasta ahí llegan los potenciales migrantes ecuatorianos desde Ecuador, Perú, Brasil, principalmente.

¿Cómo operan las rutas?
El viajero sale desde los aeropuertos de Quito o Guayaquil con destino a Perú desde donde se viaja en vuelo directo a territorio panameño. Desde ahí se avanza vía terrestre por toda Centroamérica, a México y, posteriormente, a Estados Unidos, una ruta que puede tardar de 4 a 5 semanas.

Ese lapso cumplirá el azogueño Juan si logra cruzar a Estados Unidos.  En ese país lo recibirá un hermano en Nueva Jersey y prevé trabajar en el sector de la construcción.

Mientras tanto, desde Panamá también se vuela a Bahamas para ingresar vía marítima a Florida. Otra ruta opera en vuelos directos desde Brasil a Bahamas para ingresar vía marítima a Estados Unidos. El periplo tarda de 2 a 3 semanas.

William Murillo, de la organización 1800 Migrantes, explicó que parte de las salidas por Perú y Brasil tienen que ver con controles exhaustivos migratorios ecuatorianos, pues cree que muchos de los viajeros son personas que han sido deportadas en este año, en el contexto del ‘boom’ migratorio y ya están “identificados”.

“Por ello, a los deportados se les hace difícil volver a salir por Ecuador por el antecedente previo de un viaje irregular, entonces están usando estos países para llegar a sitios donde no les piden visa, especialmente Panamá, desde donde se volvió a retomar la ruta para atravesar toda Centroamérica y, en otros casos, viajando por Bahamas. En los próximos meses se verá un altísimo número de migrantes hacia Panamá, ese es un destino clave”.

Según la Fiscalía de Cañar, una vez en Panamá avanzan en vuelos a diferentes islas del Caribe para llegar a Bahamas en barcos, la isla más cercana a Florida, hasta donde van en botes de alta velocidad. En mayo pasado ya hubo el reporte de cinco desaparecidos en esa ruta, según 1800 Migrantes.

El no retorno de ecuatorianos se evidencia también a destinos como Italia y España.

Abel Moreira, coordinador de la Asociación del Pueblo Inmigrante Ecuatorianos en Italia (APIE), y Alexandra Pisuña, vocera del colectivo Ecuatorianos en España, coinciden en que son ecuatorianos que por pandemia viajaron a Ecuador, pero por la situación económica adversa están retornando.

Uno de ellos es el orense Marcelo Chamba, de 47 años, quien migró a Italia en el 2000. En 2017 retornó a Quito con su esposa e hijo de 24 años y se dedicó a vender arroz. Pero no le fue bien y decidió volver.

Pisuña recordó que, en el caso de España, muchos tienen la doble nacionalidad y eso facilita su retorno. “Muchos compatriotas se acogieron al retorno voluntario. En el caso de que hayan tenido la tarjeta de residencia permanente, quienes puedan retornar pueden recuperarla luego de tres años”.

 

 

EL COMERCIO

Ecuatorianos viajan a Perú y Brasil para llegar a EE.UU.; aumento de vuelos a Europa – El Comercio