Opinión

Ecuador: violencia y femicidio

Lcda. Diana Ochoa/ Guayaquil

“Que tiemble el Estado, los cielos, las calles. Que tiemblen los jueces y los judiciales. Hoy a las mujeres nos quitan la calma. Nos sembraron miedo, nos crecieron alas.

A cada minuto de cada semana. Nos roban amigas, nos matan hermanas. Destrozan sus cuerpos, los desaparecen. ¡No olvide sus nombres, por favor, Señor presidente!” … Tanta realidad tiene cada línea de esta estrofa de la canción “Sin Miedo”.

Ecuador está atravesando uno de los peores episodios de lo que va la presidencia de Guillermo Lasso, el femicidio de una abogada a manos de su conviviente, un Teniente de Policía en servicio activo, el hecho se suscitó el 11 de septiembre en las instalaciones de la Escuela Superior de Policía en Quito.

Eso sumado a la ola de homicidios, narcotráfico, sangrientos motines en cárceles, robos de domicilios, vehículos y personas ponen en jaque la seguridad en Ecuador y mientras la ciudadanía reclama protección, el índice de asesinatos va en aumento.

Mientras tanto, el gobierno ha tomado decisiones como sacar al ejército a las calles, pero no ha logrado controlar la situación en su totalidad lo que ha generado un profundo temor en la población. La mayor parte de los homicidios han tenido lugar en la provincia de Guayas.

Según señala el último Informe Mundial de las Drogas, publicado por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, el puerto de Guayaquil es uno de los principales puntos de salida de cocaína desde Sudamérica hacia Estados Unidos y Europa, principalmente.