Opinión

ECUADOR, UN PAÍS DENTRO DE LA GLOBALIZACIÓN Y SIN DDHH

Dr. Jorge Cedeño León/ Guayaquil

Phd (c) en Derecho
Magister en Derecho Internacional
Asesor legal de agricultores
Ex candidato a min de agricultura

Hace pocos días, expuse un artículo en el Colegio de Abogados del Guayas, en donde con claridad y precisión toqué temas de Globalización de los países en un mundo actual y de DDHH y vimos como los estragos de las guerras mundiales, habían dejado prácticamente aniquilado no solo el medio ambiente sino los cerebros de los líderes gobernantes.

Somos fieles testigos de abusos y excesos de parte de potencias mundiales que solo miran sus mezquinos intereses y no les importa siquiera, la vida humana que gobiernan. Matan en escuelas a profesores y alumnos, venden armas indiscriminadamente, desfalcan las arcas de los Estados, amenazas y uso de la fuerza entre países, se organizan bandas internacionales producto del narcolavado, sicarios, bajo pedido, quitan la existencia de quien sea, etc. sin que los Estados modifiquen, reformen o sancionen a los infractores, con leyes apropiadas.

Sin embargo, estamos a pocos días de celebrar el 10 de diciembre, un año más de los Derechos Humanos de los ciudadanos del mundo, entre los cuales nos incluimos.

Nuestro país, Ecuador, de casi 18 millones de habitantes, cada cuatro años elegimos a un nuevo gobernante, esperanzados de que haga las cosas bien en beneficio nacional, pero, cada vez irónicamente los que primero se va perdiendo, es la esperanza del Ecuatoriano que, conocedor de ser un país pacífico, rico en recursos naturales, con tierra prodiga, agrícola por antonomasia, con una pesca riquísima, con clima apropiado para la siembra de lo que desee, con una plataforma continental rica y extensa, con presencia en la Antártida donde se encuentra, entre otras cosas, el mayor reservorio de agua dulce represada en hielo, etc., vemos como nuestro país agoniza lentamente, pues no hay político alguno que, aun conociendo lo manifestado o parte de aquello, vuelque su accionar a la Agroindustria y aprovechar tanta tierra pródiga baldía y empezar a dedicarse por completo a la Agricultura, haciendo de esta manera que el Ecuador, salga de la miseria y extrema pobreza en la que vivimos y empiece a dar de comer al mundo, como una verdadera hacienda productiva, lográndose de este modo, llegar a lo que siempre hemos querido y jamás hemos logrado, de hacer a nuestro país, un Ecuador industrializado.

En el año 2016 Ecuador firmó un Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea donde alrededor de 120 productos salieron de nuestra frontera para consumo de 27 países europeos, y entonces, ¿por qué no hemos aprovechado este gran avance agrícola y firmar más TLC con el resto del mundo? ¿Acaso no confiamos en nuestros productos o no confiamos en las bondades de nuestro país?

Estamos todos los ecuatorianos en la capacidad de demandar a los gobernantes de turno, ante el Organismo Internacional de DDHH por no hacer lo que debe y mantenernos pobres, inseguros, sin trabajo, sin ambiciones, pero sobretodo, con índice de pobreza extrema jamás vista en la historia del Ecuador.

Necesitamos a toda costa, un líder que surja de la agricultura, que haga nuevamente recuperar la fe del ecuatoriano, de hacer que el Ecuador se reorganice, piense, concientice y acepte que el principio y fin nuestro está en la agroindustria, que es la agricultura, pesca, ganadería y explotación de nuestros recursos naturales, lo único que hará que dejemos el letargo en el que vivimos y que solo así podríamos hacer del Ecuador, un país en vías de desarrollo y próximo a la industrialización como aquellos países de primer orden que hoy por hoy lideran en el mundo no solo las economías sino el comercio internacional.

Hasta que esto suceda, en el Ecuador seguiremos viviendo en un país donde lo que menos tenemos los ciudadanos, son derechos.