Actualidad

Ecuador tiene que apoyar a Israel en nuestra lucha contra Hamás y Hezbolá, y no poner trabas en nuestro camino: Tzach Sarid

El Embajador de Israel atendió a este Diario para explicar la guerra contra Hamás y el rol que espera de Ecuador. Este es uno de los conflictos más polémicos que vive el mundo.  

Tzach Sarid es el actual embajador de Israel en Ecuador. Él conoce muy bien la ofensiva en contra de los judíos, ya que su propia familia fue atacada por los nazis.

De hecho, su apellido fue adoptado por su padre, quien fue el sobreviviente de ese cruel episodio. Sarid, significa el que sobrevivió, el que permaneció vivo.

El Embajador recibe a este Diario en su despacho de la Embajada, en el centro norte de Quito, para dar sus criterios acerca de la persecución a los judios, ahora, asegura, por Hamás, Hezbolá e Irán, principalmente.

El objetivo de Israel en la guerra en Gaza es derrotar a Hamás como fuerza militar y política, y que no se repita la masacre del 7 de octubre.

Además, hace claras puntualizaciones sobre lo que esperan de Ecuador y del Gobierno de Daniel Noboa. Pese al duro momento, Tzach Sarid asegura que pueden apoyar en la crisis terrorista. Incluso, llegará una delegación de alto nivel.

P. El 7 de octubre ocurrió esta masacre de 1.200 personas asesinadas en su país. ¿Han podido dar con los causantes?

Nosotros empezamos la guerra por este ataque. Fue el día más difícil del pueblo judío desde el Holocausto. No hubo un día tan sangriento. Y todas las atrocidades, que no vamos a repetir ahora, son conocidas. Empezamos la guerra en la Franja de Gaza con tres objetivos. El primer objetivo es derrotar Hamas militarmente, para que después de la guerra no vuelva a tener una fuerza militar. El segundo objetivo es derrotar Hamás políticamente, para que Hamas no mande en la Franja de Gaza después de la guerra. Y, el tercer objetivo, es liberar a los secuestrados israelíes, que son niños, mujeres, ancianos, que fueron raptados de sus casas el 7 de octubre. Por ahora hemos conseguido nuestros objetivos en el norte y centro de la Franja de Gaza, pero no al 100%. Contra el terrorismo nunca es 100%. Esto porque siempre pueden quedarse uno o dos o 100 terroristas bajo la tierra, en los hospitales, en la calle, vestidos de civiles. Esta no es una guerra con tanques o aviones, donde se puede reconocer al enemigo completamente. La mayoría de nuestras Fuerzas Armadas ya salieron. En el sur de la Franja de Gaza todavía luchamos y eso va a llevar algunas semanas, parece. Todavía no hemos conseguido eliminar a los jefes de Hamás. Todavía se esconden debajo de la tierra. No sabemos dónde están. Tampoco hemos tenido suerte para liberar a todos los secuestrados. Hay mucho por hacer.

P. ¿La intervención sería permanente? 

La intervención no es permanente. No tenemos ninguna intención de ser los conquistadores de la Franja de Gaza. Solamente tenemos esos tres objetivos. Después de la guerra no queremos quedarnos ni mandar en la Franja de Gaza. Hay algunas opciones. Puede ser que la Autoridad Palestina regrese a la Franja de Gaza. Puede ser que una fuerza internacional entre para que mande en la Franja de Gaza. O alguna fuerza de países árabes que, personalmente, me parece lo más lógico, y lo más aceptable por la población de Gaza. Aunque todas esas soluciones también son temporales, hasta que pueda darse en la Franja de Gaza otro gobierno o la Autoridad Palestina, que gobierna en Cisjordania y también pudieran hacerlo en la Franja de Gaza. No hay que olvidar que hubo una revuelta en la Franja de Gaza y arrojaron a miembros de la Autoridad Palestina desde los techos. Por eso ellos dominan desde 2007 en la Franja de Gaza.

P. ¿Esta guerra resultó más difícil de lo que pensaban?

Nosotros sabíamos que no iba a ser fácil. No fue por una semana, no va a ser la Guerra de los Seis Días otra vez. Pero sí es más difícil de lo que pensamos. Esto porque Hamás, aunque sea una organización pequeña en una tierra pequeña, son unos 40.000 terroristas, que es mucho. Pero sobre todo es la construcción de los túneles que hizo Hamás bajo tierra. Nosotros sabíamos que eran 500 kilómetros de túneles, pero ahora sabemos que hay más de 900. Cuando entramos a la Franja de Gaza, Hamás pasó a los túneles. Hamás dijo, entonces, que los civiles de la Franja de Gaza son problema de la ONU.

P. ¿Qué papel juega la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo, UNRWA?

Han dejado a los civiles a cargo de la ONU, de la UNRWA. Hamás ahora está en los túneles, al inicio de la guerra o antes de la guerra, estuvieron en los hospitales, en las clínicas, en los colegios, en las mezquitas, en casas privadas, en cualquier lugar. Es muy difícil encontrar a los terroristas en los túneles cuando tienen secuestrados. Si vemos un túnel, no podemos atacar porque puede ser que existan secuestrados israelíes. Y por eso la guerra es muy difícil. Según lo que dicen nuestros generales, en la historia de los conflictos armados en el mundo no existe una situación similar. Por eso, tenemos que hacer todo lo posible para no lastimar a los civiles.

P. Una parte de la comunidad internacional ha cuestionado o ha dado alertas acerca del tema humanitario. Bombadeos a civiles, por ejemplo. ¿Qué dice su país sobre esto?

Primero, ni nuestros enemigos nos culpan de bombardear hospitales. Pero, claro, nos culpan de muchas otras cosas. Por ejemplo, por el número de la gente de los civiles en Gaza que salen lastimados. Bueno, hay que decir lo siguiente. Primero, todos los números que ustedes escuchan vienen del Ministerio de Salud Palestino en la Franja de Gaza. El Ministerio que está integrado por activistas de Hamás. Además, mencionó otra vez a UNRWA, que no tiene nada que ver con Hamás y que teóricamente es una organización de la ONU. Pero ya sabemos, con certeza, y fue publicado por algunos medios, que 12 empleados de UNRWA participaron en la masacre en Israel, del 7 de octubre. Además, hay empleados de UNRWA que son gente de Hamás, no hay duda. Por eso, los números que ellos dan al mundo no son ciertos. Le ofrezco otra explicación, los expertos señalan que en tiempo de guerra no se puede saber cuánta gente sale lastimada, en el tiempo real, en áreas pobladas. Quizás en un mes o en un año, podremos saber cuánta gente fue lastimada. Pero Hamás difunde números actualizados cada día. Eso no es posible. En los conflictos de Afganistán e Irak no se conocían los números. Pero Hamás sabe. Hasta la última persona. Están mintiendo. Otra explicación, es que el Ejército israelí hace todo lo posible para evitar lastimar a los civiles. Por ejemplo, han hecho llamados para que salgan del norte hacia el sur de la Franja de Gaza. Pero no para exiliarse, sino para proteger sus vidas. El día que la guerra termine, ellos van a poder regresar al norte. Pero Hamás hace todo lo contrario, comete un doble crimen de guerra. Primero, atacan a nuestros civiles y no solamente el 7 de octubre, hemos sido atacados con misiles y cohetes desde hace 15 años, todas las semanas. Y, al mismo tiempo, se esconden detrás de sus propios civiles, usándolos como escudos humanos. Nosotros no queremos que los civiles salgan lastimados. Estamos haciendo todo lo posible para evitarlo. Hamás empezó la guerra, Hamás decidió hacer una ciudad de túneles debajo de la tierra. Y todo el dinero que recibió de Arabia Saudita, de Qatar y de otros países, en lugar de hacer la Franja de Gaza, Singapur o una Hong Kong, hizo una tierra de guerra. Hamás es el único responsable de lo que pasa en Gaza. Si Hamás quiere, la guerra puede terminar ahora mismo. Simplemente tiene que rendirse y liberar a los secuestrados. Nosotros no queremos la tierra. Ustedes y todo el mundo tienen toda la razón, también la ONU, de preguntarnos acerca de la situación humanitaria de los civiles en la Franja de Gaza. Que es difícil. Pero, no sé por qué el mundo y también muchos de los periodistas no preguntan de la situación humanitaria en Israel. También nosotros tenemos esta situación. ¿Qué pasa con las 1.200 personas civiles asesinados, secuestrados, mujeres violadas, quemadas y decapitados? ¿Ellos no tienen derecho humanitario? ¿Y los 200.000 israelíes desplazados de sus casas? No solamente en el sur, también en el norte. ¿Por qué Hezbolá está empezando la guerra con Israel? ¿Y los secuestrados que están en los túneles sin ver la luz? ¿Sin que la Cruz Roja pueda visitarlos o pasar medicamentos? ¿Ellos no tienen el derecho humanitario?

P. ¿La Cruz Roja opera en la Franja de Gaza?

Sí, opera, pero no tienen acceso a los secuestrados. Hamás no les deja visitar.

P. ¿Cuántos civiles quedan en Gaza?

En Gaza no hay censo. Aproximadamente entre 2 millones y 2,2 millones.

P. ¿No han podido salir? 

No. Están ahí.

P. ¿Y tienen la opción de irse?

Básicamente no tienen a dónde ir. Porque a Israel no pueden entrar. Egipto tampoco quiere que los palestinos entren como refugiados. Así que, básicamente, no pueden salir. Hay gente que pide visas para emigrar a otros países. Canadá, Australia, países europeos. Los que reciben la visa salen.

P. ¿No salen en barcas porque no se quieren ir?

Ese fenómeno no existe. No tienen la misma situación de los refugiados de África, quienes tienen hambre y son asesinados. En la Franja de Gaza, aunque hay una guerra, tienen que comer. Israel no limita el ingreso de camiones con provisiones, con ayuda humanitaria, cualquier cantidad.

P. Esa es otra de las denuncias: que sí interrumpen la llegada de alimentos y medicinas.

Estamos revisando la carga. Porque si no revisamos entran armas para Hamás. Pero no estamos bloqueando. Esto es también un acuerdo entre nosotros y Estados Unidos. Pero, además, no tenemos ningún interés en bloquear la ayuda humanitaria que entra en la Franja de Gaza.

P. ¿Cómo avanzan las negociaciones?

Requerimos de mediadores porque en Hamás cree que el Estado de Israel no debe existir. No hablamos Hamás porque ellos no hablan con nosotros. Están Qatar, Egipto y otros mediadores internacionales. Las negociaciones para la liberación de los secuestrados se hacen a través de esos mediadores. Esto no es lo mismo que el acuerdo de liberación de secuestrados que se produjo hace un par de meses. Hay que entender que Israel va a recibir a los secuestrados, los mismos civiles que fueron atacados el 7 de octubre. A quienes no los han matado. Y, a cambio, Israel está liberando a terroristas, no son civiles de Gaza. Son terroristas que hicieron actos de terror.

El Embajador de Israel en su oficina, en Quito.

P. ¿Por qué cree usted que Hamás hace lo que hace?

Hamás es una rama de los Hermanos Musulmanes. Los Hermanos Musulmanes es una organización islamista fundamentalista, mucho más antigua que Hamás. El objetivo es imponer la ley islámica en todo el mundo islámico; o, por lo menos, en todo el mundo Sunita, que incluye el sur de España, Andalucía. Hamás está integrado únicamente por palestinos. Los Hermanos Musulmanes, en cambio, pueden ser de cualquier nacionalidad. Hamás son nacionalistas y, primero, buscan liberar a la Franja de Gaza e imponer la ley islámica, que ya lo hicieron hace 17 años. Después quieren ir por Cisjordania, que lo tratan de hacer todo el tiempo. Pero ahí estamos nosotros, militarmente, y está la Autoridad Palestina, en el mundo civil. Hasta ahora no han podido hacerlo. El símbolo de Hamás es toda la tierra de Israel. Para ellos no existe la tierra de Israel, piensan que nosotros no tenemos derecho de existir. Ellos creen que luego de conseguir eso se juntarán con los Hermanos Musulmanes para un gobierno islamista en todo el mundo árabe.

P. ¿Israel es el bastión que tiene Occidente en toda esta zona?

Sí. Hay gente que dice que somos colonialistas, que hemos llegado de otros países y colonizamos Palestina. Pero el colonialismo se produjo cuando llegaba gente de otros países. Más que todo europeos a otros países en África o América Latina. Algunos países de Asia. Llegaron como conquistadores y sin ninguna conexión con esta área. Lo hicieron simplemente para aprovecharse económicamente de esos países. Y con el pensamiento de que los locales o los indígenas son inferiores. Nuestro caso es totalmente diferente. Israel es el país del pueblo judío desde hace 3.000 años. Esto no empezó con el colonialismo. Siempre los judíos vivimos en la tierra de Israel, incluso después del exilio romano. Jerusalén fue la capital del pueblo judío en muchas épocas de la historia. Y nunca, ni una sola vez, fue la capital de otro país o de otro pueblo. Son hechos. Por eso, nosotros regresamos a nuestro propio país. No somos los españoles que vinieron por el oro y para convertir a los indígenas al cristianismo. Nosotros no queremos convertir a nadie. No buscamos oro. Nuestro país no tiene nada, somos desierto. Oramos por 2.000 años de exilio, oramos para que el año que viene en Jerusalén, así se dice en las oraciones judías.

P. ¿Y sobre los valores de Occidente?

La gente piensa que el problema, o el conflicto, es simplemente entre Israel y Hamás. Una organización pequeña o un país pequeño… ahí en el Medio Oriente. La mayoría de la gente ni sabe dónde está en el mapa. Esto es un error porque el mundo se hace bipolar o hasta multipolar. Y se divide. Por un lado están los países democráticos, los países liberales, los países libres, los países que buscan la paz y buscan la prosperidad. Son naciones como Estados Unidos, de Europa, Australia, Canadá, Nueva Zelanda, la mayoría de los países de América Latina e Israel. Y, por otro lado, está el mundo oscuro, el eje de mal han dicho algunas personas. Son países no democráticos, no libres, no liberales. Que no buscan la paz, sino buscan la inestabilidad, fomentar y apoyar al terrorismo. Está Irán, sigue Corea del Norte, Sudáfrica está ahora con ellos. Venezuela, Irak, Siria.

P. ¿China?

No dije China y ni dije Rusia.

P. ¿Ecuador?

Ecuador está en la parte occidental del mundo liberal, libre, democrático, etcétera. Y, por eso, Ecuador tiene que apoyar a Israel en nuestra lucha contra Hamás y contra Hezbolá. Y no poner trabas en nuestro camino. Y, cuando digo trabas, hablo del Consejo de Seguridad de la ONU.

P. ¿Cuáles pudieran ser esas trabas en este momento?

El Consejo de Seguridad está tratando todo el tiempo parar la guerra y hablar de la situación humanitaria de los de los civiles en Gaza. Para alguien que mira desde lejos, parece muy lógico. O sea, ¿qué puede ser mejor que parar una guerra? ¿verdad? Pero hay que entender que, con la situación actual, si paramos la guerra con Hamás, gana Hamás. ¿Y qué conseguimos de todo eso? Los líderes han dicho, y está todo grabado, que el 7 de octubre fue la primera vez, pero no la última. Han dicho que lo van a hacer una segunda, tercera y cuarta vez, hasta eliminar a Israel y a los judíos. ¿Vamos a permitir que el 7 de octubre se repita?  A veces hay situaciones en las que se debe continuar la guerra. Mire, cuando los europeos y los estadounidenses lucharon contra los nazis, nadie les dijo que había que parar la guerra. El mundo entendió que hay que terminar con los nazis, después detener la guerra y atender a la población. Todo lo que ocurrió después de la Segunda Guerra Mundial. No tenemos quejas de Ecuador, solo quiero que se entienda que tenemos la expectativa de que Ecuador nos apoye en el Consejo de Seguridad. Como un miembro del Consejo de Seguridad, Ecuador tiene mayor responsabilidad.

P. ¿Parece que la guerra será larga, teniendo en cuenta que no solo está Hamás sino Hezbolá?

En este punto voy a hablar de Irán. Irán está luchando contra Israel sin ninguna razón. Estamos muy lejanos. No tenemos ninguna queja, no tuvimos ningún problema con Irán antes de la revolución islámica en el 78, tuvimos muy buenas relaciones. Teníamos embajada en Teherán e Israel, vuelos directos, negocios, todo. Llegó la revolución del 78 y los iraníes eligieron a Israel como el segundo enemigo más grande de Irán, después de los Estados Unidos. Ellos califican como el gran demonio a EE.UU. y el pequeño demonio, refiriéndose a Israel. Ellos están luchando contra Israel con colaboradores que rodean a Israel. Lo hacen con a través de asesores iraníes y generales de las Fuerzas Especiales de Irán. Sin soldados o batallones iraníes a nuestro alrededor. Y estos son Hamás y Hezbolá, las milicias en Siria y en Irak. Irán los entrena, da armas, financiamiento y apoyo político. Todo para enfrentar a Israel.

P. ¿Hezbolá opera desde el Líbano? 

Sí.

P. ¿Jordania?

No. Con Jordania y Egipto tenemos acuerdos de paz. Con Líbano no tenemos. Hezbolá empezó una mini guerra contra Israel a propósito. No con todas sus fuerzas. Porque si usan todas sus fuerzas, nosotros vamos a responder con más fuerza. Ellos tampoco quieren eso. Todo está bajo las instrucciones de Irán.

P. ¿Qué marcaría el fin de la guerra?

Les dije que tenemos tres objetivos. Entonces, será hasta que consigamos esos tres objetivos. En el norte, en cambio, hasta que Hezbolá se retire al norte del río Lituania, como está escrito en esta resolución de la ONU. No vamos a permitir la situación anterior, como con Hamás; que estén cerca de nuestra frontera preparándose para entrar, para conquistar Galilea y matar gente civil. Y no son invenciones de nuestra Inteligencia, hay documentos. Todo es confiable. Solo cuando consigamos eso se va a terminar la guerra en el norte. Los desplazados son la gente que vive cerca de la Franja de Gaza y que huye por temor de los misiles y de los cohetes de Hamás. Porque ya no pueden infiltrarse, están débiles ahora. Pero siguen lanzando cohetes. Hezbolá también lanza cohetes y misiles contra Israel. Hay gente de otras nacionalidades que son afectadas, trabajadores de agricultura de Tailandia por ejemplo, y otros países.

P. ¿Argentinos, colombianos?

Pocos. La gran mayoría tailandeses, trabajadores de agricultura.

P. El último punto de tensión es Rafah. Han denunciado una supuesta matanza de palestinos luego de la liberación de rehenes argentino-israelíes.

Debemos eliminar a Hamás en Rafah también. Israel no bombardeó a Rafah, ni atacó a la población de Rafah; sino que rescató dos de los secuestrados, matando terroristas alrededor del lugar donde estuvieron cautivos. Israel está preparando un plan para evacuar Rafah antes de que el Ejército entre y luche contra los terroristas de Hamás. Las cifras de muertos, difundidas por Hamás, son falsas y no diferencian entre terroristas y civiles. Todos los llamados a un alto el fuego son llamados a recompensar a Hamás, hacerlo ganar, mantener con vida a sus líderes y causar muchos más asesinatos y atrocidades en el futuro. Frente a los Nazis o frente a los terroristas de Daesh nadie dijo que hay que hacer cese al fuego, sino derrotarlos.

P. Embajador, el problema es intenso y están muy ocupados con el conflicto y con la protección de su país. ¿Se puede retomar la colaboración de su país en seguridad que se pedía en el gobierno del presidente Guillermo Lasso

La respuesta es sí. Estamos listos para seguir lo que se empezó durante la administración previa. Podemos proveer cualquier cosa que Ecuador necesite, por ejemplo, drones, buques de patrullaje, armas ligeras, cascos, chalecos, equipo de inteligencia, métodos de análisis de Inteligencia, vehículos blindados. Cualquier cosa que Ecuador necesite, la tenemos. Es verdad que estamos más ocupados ahora por la guerra y por la creciente demanda de parte de otros países de Europa, como con la guerra en Ucrania. Pero, todavía tenemos la capacidad. Las empresas pueden trabajar tres turnos al día. Pero, sobre todo, tenemos la voluntad que es muy importante. Lo destaco porque todo el tiempo decimos: Ecuador está en su momento difícil e Israel está listo a apoyar. Ya recibimos una lista oficial de requerimientos de Ecuador. Por esto llegará una delegación con el Agregado de Defensa de Israel, ubicado en Santiago de Chile, pero concurrente a Ecuador; un funcionario destacado del Ministerio de Defensa de Israel y el Agregado de la Policía de Israel, que está ubicado en Bogotá y también es concurrente a Ecuador. Está previsto reuniones con los ministerios pertinentes y con los jefes de la Policía y de las Fuerzas Armadas de Ecuador. Estoy seguro que vamos a llegar a un avance significativo en la cooperación de Defensa.

P. ¿Cómo avanza el diseño del convenio para que su país reciba trabajadores?

El convenio está bajo negociaciones entre la parte ecuatoriana, la Cancillería y el Ministerio de Trabajo de Ecuador, a través de la Embajada de Israel, con las con los ministerios pertinentes en Israel. Que son la Cancillería de Israel y la Autoridad de Inmigración y Población de Israel. Ellos son los jugadores en estos asuntos. Y estamos bastante avanzados en las negociaciones. Hay algunos puntos todavía para coordinar y para llegar a un acuerdo. Será en cuestión de semanas. 

Fuente:  Diario la HORA