Actualidad

Ecuador se queja de “falta de respeto” de Fiscalía sueca en envío documentos

El canciller Patiño, consideró hoy una “falta de respeto” que la Fiscalía sueca haya enviado documentación sin actualizar y con tachones.

QUITO. “La Fiscalía sueca quería tomar la declaración a Assange, asilado en la embajada de Ecuador en Londres, y para ello envió el mismo texto que habían mandado en junio del año pasado y, como algunas cosas ya no eran útiles, digamos, para el momento, las tacharon a mano”, así lo dio a conocer el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, quien considera el acontecimiento como una verdadera falta de respeto a la Justicia ecuatoriana.

Ante ello, el titular de la diplomacia ecuatoriana señaló que Ecuador no va a recibir documentos de ese tipo. “Este es un país que se respeta”, aseveró.

Mientras que el fiscal ecuatoriano, Galo Chiriboga, pidió a la Fiscalía de Suecia que presente un documento serio. “Hagan un documentos como debe ser, por favor, y con mucho gusto, la Fiscalía ecuatoriana, que es a la que le corresponde tomar las declaraciones en nombre de la Fiscalía sueca, lo hará”, apuntó el Fiscal en la reunión, que estuvo presidida por el mandatario de Ecuador, Rafael Correa.

Cabe recalcar que la semana pasada, la Fiscalía sueca informó que había trasladado una nueva solicitud formal a las autoridades ecuatorianas para interrogar a Assange en su legación diplomática en Londres, donde se encuentra desde 2012.

El Gobierno de Ecuador ha asegurado que cooperará con la Justicia sueca para la toma de declaraciones a Assange, investigado por supuestos delitos sexuales en Suecia.

Por otro lado, la fiscal superior Marianne Ny, que se había opuesto durante años a hacer el interrogatorio en Londres, cambió de opinión en marzo por la urgencia en un caso que se remonta a 2010 y del que prescribieron en agosto tres cargos de acoso sexual y coerción.

Assange cumplió el pasado 19 de junio tres años refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres al término de un largo proceso legal en el Reino Unido, que falló a favor de su entrega a Suecia.

La intención del periodista, de 44 años, es evitar ser extraditado al país escandinavo, porque teme ser enviado después a Estados Unidos, donde podría afrontar un juicio militar por los secretos sobre la seguridad estadounidense revelados por WikiLeaks. (VCV/EFE/La Nación)