Economía

¿Ecuador se está quedando fuera del boom del ‘nuevo petróleo’?

El mercado del litio, en medio de las presiones por una más acelerada transición energética, ya mueve más de $10.000 millones anuales. El precio de ese mineral puede crecer hasta 500% en los próximos años.

En medio de la tan citada transición energética, la demanda por minerales se ha disparado a escala mundial. Un auto eléctrico necesita más de seis veces la cantidad de minerales que se ocupan en la fabricación de un vehículo que funciona con gasolina.

Según la Agencia Internacional de la Energía, una central eólica requiere hasta nueve veces más de esas materias primas (15.000 kilogramos de minerales por megavatio) que una que quema gas. Lo mismo sucede con la tecnología de generación solar, la cual necesita hasta 6.500 kilogramos de minerales por megavatio.

Uno de los minerales más utilizados en todos esos procesos es el litio. Esto debido a que posee diversas cualidades que le permiten almacenar energía renovable de manera eficiente. Por eso, su denominación como ‘nuevo petróleo’ se debe a que tiene una diversidad de usos en industrias como la eléctrica, aeroespacial, militar, farmacéutica, entre otras.

El mercado mundial del litio ya mueve más de $10.000 millones anuales. Su precio inició una escalada continua de ascenso desde 2020. El carbonato de litio de grado de batería pasó de $6.000 a $40.000 por tonelada en los últimos 18 meses.  El Banco Mundial estima que seguirá subiendo hasta un 500% en los próximos 30 años.

Ecuador, con una industria minera todavía incipiente y dos minas grandes en producción, está fuera de este boom del ‘nuevo petróleo’. Hasta el momento, no se han encontrado yacimientos de ese mineral en el país. Esto a pesar de que la mayoría de yacimientos encontrados en el mundo están en salmueras o salares, pero también en campos petroleros, campos geotermales, dentro de rocas o arcillas.

En América Latina están las mayores reservas de Litio

Bolivia, Argentina, Chile y México tiene más del 67 % de las reservas mundiales de litio. Los mismos están concentrados principalmente en Bolivia (21 millones de toneladas métricas), Argentina (18,3 millones de toneladas métricas y Chile (9,6 millones de toneladas métricas).

Sin embargo, de los países de la región, Chile es el que más ha avanzado en la extracción y exportación de ese mineral; y se posiciona como segundo productor global (22%). En primer lugar está Australia (48,8%), seguido por China (17,1%).

El litio se emplea en aleaciones conductoras de calor, en la fabricación de celulares, computadoras, cámaras digitales, autos eléctricos, celdas solares. Las baterías de iones de litio son la clave para obtener energía ligera y recargable

Solo Argentina y Chile concentran el 91% de importaciones totales de litio que hace  EE.UU. cada año.

Sebastián Espinosa, ingeniero especializado en minas, explicó que el sector minero en Ecuador está poco desarrollado de manera formal; mientras la corrupción y la falta de controles hacen que la minería ilegal siga en expansión. Esto ha provocado que la inversión que ha llegado al sector se enfoque en pocos grandes proyectos; pero ahora esté estancada porque existe incertidumbre sobre qué pasará a futuro.

«Un proyecto minero es una inversión a largo plazo. Pueden pasar 20 años entre las primeras exploraciones y tener una mina en producción. Por eso, el desarrollo es más lento que en otras industrias. En Ecuador, primero se le cerró la puerta durante la elaboración de la Constitución de Montecristi; pero todo se reactivó desde 2015, cuando se agotó en segundo boom petrolero durante el Gobierno de Correa», dijo.

Espinosa considera que hay potencial para encontrar litio en el país, pero hace falta una ruta clara. Las ganancias potenciales son altas porque, según un informe reciente de la Agencia Internacional de Energía,  la demanda del litio aumentará 42 veces para 2040, particularmente para la fabricación de baterías para autos eléctricos.

Las empresas que actualmente lideran la producción mundial de ese mineral son las chinas Jiangxi Gangfeng Lithium y Tianqi Lithium (tiene acciones en SQM que opera en Chile y en México); las norteamericanas Albemarle (opera en Chile) y FMC Corporation; la chilena Sociedad Química y Minera de Chile (SQM o Soquimich). Recientemente, Tianqi ha ganado espacio y opera la mina más grande del mundo, Greenbushes (Australia), junto a Albemarle. (JS)

DATO.- Actualmente,  71 % de la demanda de litio es para la producción de baterías.

 

 

LA HORA