Actualidad

Ecuador rechaza y cuestiona informe sobre Derechos Humanos realizado por EEUU

El informe describe el uso de una pesada burocracia administrativa, por parte de los Gobiernos de Ecuador, Bolivia y Nicaragua para restringir la libertad de asociación y «reprimir» a la sociedad civil.

QUITO. «Ecuador impulsa con convicción el respeto y la promoción de los derechos humanos acordados universalmente, de acuerdo a su firme compromiso con los principios del multilateralismo», narra un comunicado de la Cancillería de Ecuador, tras el informe anual sobre los derechos humanos publicado por el Departamento de Estado de EE.UU., el cual señala que el Gobierno de Ecuador sigue restringiendo a los medios independientes y a la sociedad civil usando leyes de derechos de autor para forzar la eliminación de contenidos de internet.

La Cancillería de Ecuador, además, expresó su seria preocupación por la elaboración de lo que considera informes unilaterales y sesgados que buscan afectar injustificadamente la imagen internacional del país. ”Ecuador ha ratificado la totalidad de los instrumentos interamericanos y es parte de los nueve tratados principales de las Naciones Unidas vinculados con la protección de los derechos humanos», menciona la Cancilleria.

Ante ello, muestra un contraste e informa que «el escaso compromiso del Gobierno de Estados Unidos con los Derechos Humanos se evidencia en la no adhesión a los tratados internacionales sobre esta materia. El Gobierno de Ecuador expresa su grave preocupación por la persistencia de prácticas atentatorias contra los derechos humanos, como las detenciones ilegales, inexistencia de procesos judiciales y torturas en la cárcel de Guantánamo. Asimismo, por la persistencia de la aplicación de la pena de muerte y el ilegal y criminal bloqueo a Cuba; entre otras graves situaciones», sostiene.

Otros países que utilizan la burocracia para «reprimir» a la sociedad civil, según Estados Unidos, son Hungría, Irán, Egipto, Kenia, Camboya, Uganda, Vietnam, Pakistán, Tayikistán, Uzbekistán, Kazajistán, y Turkmenistán.

El informe anual de derechos humanos del Departamento de Estado, que marca este año su edición número 40, se envía al Congreso para que sirva como referencia a la hora de otorgar ayuda exterior. (VCV/EFE/La Nación)