Economía

Ecuador presidirá el Grupo de Trabajo

Resaltó que “la participación, el diálogo, el procesamiento de los acuerdos y los disensos son la esencia misma del multilateralismo que debemos fortalecer y defender”.

QUITO. Ecuador fue nominado por el Grupo Regional de Naciones Unidas (Grulac) para presidir el equipo de trabajo para la elaboración de un tratado vinculante que regule las actividades de las empresas transnacionales, respecto de sus obligaciones con el derecho internacional de los derechos humanos, informó la Cancillería.

María Fernanda Espinosa embajadora de Ecuador ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Ginebra, será la encargada de llevar adelante el proceso para la elaboración del Tratado.

Durante su discurso, luego de agradecer en nombre del gobierno ecuatoriano, recordó a los Estados y sociedad civil participantes que con la creación de este grupo, queda finalmente superada la discusión sobre la necesidad o no de contar con un instrumento vinculante que establezca un marco regulatorio sobre derechos humanos y empresas transnacionales.

La Embajadora fue tajante al afirmar que los trabajos del grupo intergubernamental no debe llevar a confusión, ni a suponer que tiene como objetivo afectar al sector empresarial, puesto que el Ecuador reconoce que las corporaciones transnacionales pueden aportar positivamente en diferentes aspectos de la economía y la sociedad de un país, generando fuentes de empleo, llevando inversión productiva y así ser parte de los procesos de desarrollo sostenible.

Espinoza pidió a las naciones que acojan la resolución 26/9 del Consejo de Derechos Humanos que creó el grupo de trabajo y resaltó que “la participación, el diálogo, el procesamiento de los acuerdos y los disensos son la esencia misma del multilateralismo que debemos fortalecer y defender”.

La propuesta para un mecanismo regulador de las transnacionales fue presentada por Ecuador a mediados de 2014 en el foro de negocios y derechos humanos, que es un espacio de diálogo entre gobiernos, sociedad civil y sector privado para los tremas de buenas prácticas de las transnacionales en relación con los derechos humanos. (VCV / La Nación)