Economía

Ecuador prepara el camino para un acercamiento al FMI

Acercarse al FMI y buscar liquidez en el mercado local son las opciones del Gobierno de Noboa frente a la crisis fiscal, dice Santander.

Ecuador prepara el camino para un acercamiento con el FMI (Fondo Monetario Internacional). El ministro de Finanzas, Juan Carlos Vega, anunció que viajará a Washington en enero de 2024 para reunirse con organismos multilaterales y no va con las manos vacías.

Vega ha anunciado que presentará a Carondelet propuestas para focalizar los subsidios a los combustibles en las dos primeras semanas de enero de 2024. No es un gasto menor, pues representará alrededor de USD 2.293 millones al cierre de 2023.

Y adelantó que la meta sería ahorrar unos USD 1.000 millones por recorte de subsidios y otros USD 1.000 millones por focalizar el beneficio para familias de bajos ingresos. Vega también habló de recortar USD 1.000 millones en gastos, que se lograría con desvinculación de funcionarios públicos y eliminación de empresas estatales.

Los anuncios de recorte al gasto se suman a las recientes medidas de austeridad, que se centran en el perdón de intereses a contribuyentes morosos para que se pongan al día con el Servicio de Rentas Internas (SRI) y un pago anticipado de impuestos.

Reformas insuficientes

Aunque hay avances en la agenda de reformas debido a la «cooperación» de la Asamblea Nacional tras años de parálisis política, nada de lo planteado es transformador para abordar la trampa del bajo crecimiento.

Tampoco solucionan el alto déficit fiscal estructural, dice Santander US Capital Markets, filial del banco de inversiones español Santander, en un reciente informe llamado «Ecuador, capital político».

Sin embargo, Santander cree que esta realidad fiscal puede alentar cierto pragmatismo financiero, incluido el desarrollo del mercado interno y un acercamiento al FMI para un programa formal o como mínimo un préstamo de financiamiento rápido.

«Hay lugar para cierto optimismo cauteloso», añade Santander, que prevé que el Gobierno planteará algunas reformas económicas marginales para lograr un mayor crecimiento a mediano plazo. Lo anterior se refleja en una leve reducción del riesgo país que cerró el 2 de enero de 2024 en 2.001 puntos básicos.

Es una reducción frente a los 2.141 puntos básicos del 13 de diciembre de 2023, el indicador más alto hasta ahora durante el Gobierno de Daniel Noboa.

De hecho, el Banco dice que la administración de Noboa tendrá que caminar sobre una delgada línea entre:

  1. Evitar medidas de austeridad impopulares que pondrían en peligro su reelección en 2025.
  2. Y evitar también medidas heterodoxas que desalentarían el crecimiento impulsado por

Acerarse al FMI Con ese contexto, Santander dice que las alternativas para el Gobierno de Noboa son priorizar la búsqueda de liquidez en el mercado interno y acercarse al FMI para obtener préstamos incondicionales y tal vez incluso condicionados a medidas fiscales o reformas legales.

«Las relaciones con el FMI no solo son importantes para proporcionar algo de liquidez incremental (a través de un crédito rápido para emergencias), sino con perspectiva de un programa a mediano plazo que puede insistir en reducir los atrasos», dice Santander. A diciembre de 2023, los atrasos del Estado con proveedores del Estado, el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) y gobiernos locales cerraron en USD 3.623 millones.

Un programa con el FMI permitiría reducir los altos salarios públicos o bajar parcialmente los distorsionadores e ineficientes subsidios a los combustibles. «Esto proporcionaría un shock positivo» para revertir los temores de los inversionistas internacionales y abrir opciones adicionales de financiamiento.

Fuente: PRIMICIAS