Economía

Ecuador participará en la cita inaugural de la EXPO 2015

Expo Milán, que abrirá sus puertas al público el viernes, espera convertirse durante seis meses en un gran foro global sobre los retos de la alimentación en el Siglo XXI.

MILÁN. Un ejército de trabajadores se afanó hoy en el Decumano, la avenida principal del recinto de la Exposición Universal de Milán 2015, en una carrera contra el reloj para lograr que todo esté a punto para la jornada inaugural del viernes.

El intenso tráfico de camiones y furgonetas y la actividad de grúas y equipos de construcción eran todavía patentes en la Expo, como pudo comprobar Efe, mientras brigadas de limpieza y jardineros daban los últimos toques al espacio de 110 hectáreas que entre el 1 de mayo y el 31 de octubre pretende recibir más de 20 millones de visitantes.

El trasiego de operarios en los pabellones de los 145 países participantes iba acompañado de una babel de órdenes -y con frecuencia improperios- en el que se hacía palpable el estrés y las prisas de última hora, en especial entre aquello más retrasados y conscientes de la dificultad de cumplir con el plazo.

Sin embargo la mayoría de los participantes llega a tiempo a la cita, como Uruguay, que tras cinco meses de construcción “ya tiene sus puertas abiertas para recibir a los millones de visitantes que acudirán a este evento internacional tan importante”, según dijo a Efe el comisario de su pabellón, Antonio Carámbula,

El equipo en el que han participado arquitectos, ingenieros, comunicadores, diseñadores y artistas multimedia ha realizado, “un gran esfuerzo para poder acabar todos los detalles del pabellón en tiempo y forma”, dijo Carámbula.

Los pabellones de otros países latinoamericanos también ofrecían hoy un aspecto básicamente terminado, como los de Brasil, Argentina, México, Colombia, Bolivia yEcuador. La actividad era especialmente intensa en sus respectivos restaurantes, que se apresuraban con los retoques finales antes de recibir al público con su oferta gastronómica, que será sin duda uno de los principales reclamos del evento.

Un amplio grupo de empleados dejaba el “Bar de tapas” del Pabellón de España en estado de revista y retiraba los últimos embalajes de alimentos y bebidas que permitirán a los comensales saborear la dieta mediterránea.

Los responsables de la Expo han anunciado que los trabajos debían estar finalizados hoy a partir de las 13.00 horas GMT. A esa hora las labores en el exterior de los pabellones debían interrumpirse y no se permitiría ya el acceso de vehículos al recinto.

A partir de ese momento las fuerzas de seguridad italianas tienen previsto realizar un exhaustivo control de la Expo previo la inauguración, en la que está anunciada la presencia del Primer Ministro, Matteo Renzi, acompañado de las máximas autoridades de la Región de Lombardía y de la ciudad de Milán, junto a delegaciones oficiales de los países participantes.

Hoy en Milán varios cientos de miembros de movimientos opuestos la exposición se manifestaron en el centro de la capital lombarda, donde se produjeron algunos momentos de tensión con las fuerzas del orden, y está previsto que las protestas se produzcan también mañana durante los actos de inaguración del evento.

Italia es consciente de la importancia de Expo Milán para la proyección de su imagen internacional. De hecho su propio pabellón quiere ser uno de los más emblemáticos del evento, realizado con un cemento biodinámico que tiene la capacidad de absorber la contaminación, y que está acompañado de una original estructura denominada “El árbol de la vida”.

La presencia italiana, con los pabellones de sus veinte regiones, se agrupa en torno al Cardo, el eje Norte-Sur que atraviesa el recinto y que se cruza con el Decumano en un amplio espacio abierto denominado Piazza Italia. Esta estructura en forma de cruz se inspira en los antiguos “castrum” -campamentos militares romanos- y está en el origen del trazado urbano de muchas de las principales ciudades europeas.

Los visitantes, cuya mayor parte serán italianos -pero también de países vecinos como Suiza, Francia y Alemania y otros más alejados como China-, encontrarán diversos escenarios con una rica agenda cultural, con espectáculos y actuaciones musicales entre los que destaca el Cirque du Soleil.

El recinto de la Expo se encuentra situado en la periferia noroeste de Milán, a unos 16 kilómetros del centro de la ciudad, junto al municipio de Rho, y cuenta con buenas comunicaciones por autopista, ferrocarril y metro con la capital lombarda.

Convocada bajo el tema Alimentar el planeta, energía para la vida, la Expo quiere centrar la atención mundial en el objetivo de erradicar el hambre y en cómo producir de forma sostenible alimentos suficientes, nutritivos e inocuos para una población mundial que se espera alcance los 9 000 millones de personas en 2050. (Efe/La Nación)