Actualidad

Ecuador no permanecerá inmóvil ante amenazas contra su pueblo: Canciller

El canciller Long afirmó que su país no permanecerá inmóvil ante amenazas contra el pueblo ecuatoriano.

QUITO. El canciller ecuatoriano, Guillaume Long, ratificó este jueves desde Caracas la voluntad de su gobierno de proteger a los migrantes en el mundo, y en particular en Estados Unidos, tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca y sus anuncios de eventuales deportaciones masivas desde ese país.

“Tampoco somos sordos, ni tampoco vamos a quedarnos inmóviles frente a las amenazas que puedan caer sobre el pueblo ecuatoriano”, afirmó el titular en una entrevista con el canal multiestatal TeleSur poco antes de viajar a EE.UU., donde desde la embajada y los consulados ecuatorianos comenzó a aplicarse un ‘Plan de Contingencia’ para la protección de los emigrados nacionales.

El jefe de la diplomacia ecuatoriana, quien cumplirá una agenda del 9 al 11 de enero en Nueva York, expuso que dicho ‘Plan de Contingencia’ parte de un diagnóstico y de una realidad, ante la cantidad de migrantes que se están acercando a los recintos diplomáticos de Ecuador en EE.UU “con muchísimo nerviosismo”.

Indicó muchos de ellos “están asustados y preguntan qué va a pasar” y señaló que hay un pedido de pasaporte que nunca había existido en el país y, no precisamente para viajar, sino “por si pasa algo”.

“A pesar de que todavía en la práctica no vemos políticas masivas de deportación de nuestros ciudadanos, sí hay nerviosismo y muchísimo preocupación”, confirmó el Ministro de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana.

Opinó que el derecho a vivir sin preocupación y de forma serena, es también un derecho humano, y frente a esa situación se decidió extender los horarios de  trabajo de los consulados. Fueron enviadas 20 personas para incrementar la atención a los migrantes, se habilitará un ‘call center’ y serán contratados abogados en EE.UU.

“Estamos contratando muchísimos abogados en EE.UU. especializados en temas de migración también para defender los derechos de nuestro migrantes”, aseguró.

Se refirió a un acercamiento con las autoridades locales en ese país norteño y agradeció la solidaridad con los migrantes por parte de alcaldes y gobernadores que han declarado que no acatarán las deportaciones aun cuando les sean retirados los recursos federales.

Expuso que Ecuador ha sido muy respetuoso y el día que ganó las elecciones el candidato republicano, felicitó al pueblo estadounidense por el ejercicio democrático y se pidieron buenas relaciones bilaterales, basadas en el mutuo respeto.

Recordó que, aunque Barack Obama no hablaba de este tema, “fue campeón de las deportaciones”, y “sin tanto ruido, deportó muchísimo”. “Vamos a ver qué hace el presidente Trump”, aseveró.

“Creo que es una responsabilidad de América Latina unirse para poder defender también a sus migrantes”, consideró.

Sobre los cambios en la geopolítica mundial, indicó que ello ha dado la razón a Ecuador, cuando en 2007 decidió aplicar una política exterior soberana, diversificarla y apostarle a nuevas alianzas y pactos estratégicos “y sobre todo a la integración latinoamericana”.

“Los países que le apostaron a una diversificación de sus relaciones internacionales, a una diversificación de su política exterior, van a ser mucho menos vulnerables frente  a un cierre, en cualquier sentido de la palabra, de los EE.UU. hacia América Latina”, aseveró. (ANDES/LA NACIÓN)