Actualidad

Ecuador niega torturas y pregunta quién financia Human Rights Watch

En respuesta a estas acusaciones, el ministro dijo hoy que no le sorprende el informe, “en vista de que hay gente como el señor Vivanco” que pretende “agredir al país”.

QUITO. El ministro del Interior de Ecuador, José Serrano, negó que la policía cometiera torturas durante una manifestación en Quito el pasado 17 de septiembre y emplazó a la organización Human Rights Watch (HRW), que denunció abusos policiales, a que diga quién la financia.

La protesta, convocada en contra de las políticas laborales que impulsa el Gobierno ecuatoriano, derivó en incidentes, que se repitieron el día 18, en los que hubo decenas de detenidos y más de una decena de policías heridos.

Ello ocurrió, según el Gobierno, como consecuencia de “actos vandálicos” que se produjeron en las inmediaciones del colegio Mejía, uno de los establecimientos educativos emblemáticos de Quito, ubicado en el centro de la ciudad.

La organización defensora de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW) denunció este lunes el “excesivo uso de la fuerza” empleado por la Policía de Ecuador en esas protestas y reprochó al presidente Rafael Correa que “aplaudiera” estos abusos.

“Correa no ha demostrado ninguna preocupación por los derechos de los manifestantes. Por el contrario, aplaudió a la policía que los golpeó y amenazó a abogados y periodistas que pusieron en evidencia este brutal maltrato”, consideró en un comunicado José Miguel Vivanco, director ejecutivo para las Américas de Human Rights Watch.

Según los testimonios recogidos por HRW, en las protestas de Quito de ambos días los agentes detuvieron a los manifestantes de manera arbitraria, los golpearon y decenas de detenidos sufrieron graves abusos físicos que incluyeron golpizas, puntapiés y descargas eléctricas.

“El Gobierno del Presidente Rafael Correa respondió a las denuncias y señalamientos de abusos felicitando públicamente a la Policía Nacional por su rol durante las manifestaciones, amenazando con procesar a abogados que denunciaban violaciones de derechos humanos por faltar a la verdad, y cuestionando a medios de comunicación que publicaron información sobre los abusos”, indicó la organización.

Según Serrano, el informe de HRW solo toma en cuenta la perspectiva de los estudiantes que han denunciado abusos, pero “mediante vídeos se puede demostrar que miembros de la Policía fueron agredidos por estos estudiantes”.

El titular de Interior, según un comunicado de su departamento, reiteró que Vivanco debe aclarar “qué existe detrás de esta clase de ataques a los gobiernos progresistas, ya que las aseveraciones son una serie de mentiras sobre violación de los derechos humanos”.

Según dijo, no se ha presentado “informe válido” alguno que establezca ni siquiera “la sospecha de alguna violación a derechos o torturas, a pesar de que a los abogados defensores de los estudiantes se les planteó la necesidad de argumentar con pruebas o documentos las supuestas agresiones que ellos aseguran habrían recibido”. (Efe/Red. La Nación)