Economía

Ecuador logra cuatro años de alivio fiscal tras acuerdo con China

Pese a la reestructuración de la deuda china, el riesgo país se mantendrá alto y el gobierno tendrá problemas para financiarse, dicen las firmas internacionales S&P Global Ratings y Barclays.

Con la reestructuración de la deuda de Ecuador con China, las cuotas de los préstamos que tenía que pagar el Estado ecuatoriano a China serán menores entre 2022 y 2025.

La reestructuración permite un alivio en el pago de la deuda a los bancos chinos de USD 1.425 millones en esos cuatro años; es decir, ese valor se pagará a un mayor plazo, hasta 2027 y 2032, según el tramo de las obligaciones.

Además, el gobierno logró una reducción de las tasas de interés de entre 0,2 y 0,9 puntos porcentuales respecto del 5% en promedio que se pagaba antes.

Tras el acuerdo, el gobierno desembolsará a China USD 474 millones anuales en promedio entre 2022 y 2025. Sin la renegociación, Ecuador habría tenido que pagar USD 824 millones anuales en igual período.

Lo anterior representa un alivio para las cuentas fiscales, en momentos en que Ecuador busca aumentar el gasto social y la inversión pública.

El exministro de Finanzas, Fausto Ortiz, explica que el reperfilamiento no implica un ahorro en el pago del capital de la deuda por USD 1.425 millones, sino que solo se alarga el pago.

Aunque, sí hay un ahorro para el gobierno por una leve reducción de intereses equivalente a USD 40 millones, en total, entre 2022 y 2025.

Los beneficios

La reestructuración con China es positiva, porque reduce la presión frente a un 2023 en el que conseguir crédito será más complicado para el gobierno, dice el exjefe del Banco Mundial para América Latina, Augusto de la Torre.

Ecuador proyectaba conseguir USD 4.249 millones en 2023. De ellos, USD 1.000 millones podrían venir de una emisión de bonos.

Pero, tras la renegociación con China, el gobierno tendrá que conseguir menos crédito. De la Torre añade que con el reperfilamiento se reduce, además, la necesidad de Ecuador de emitir bonos en 2023.

Y, en ese contexto, Ecuador podrá enfocarse en buscar más deuda multilateral. “Tener menos presión en el pago de la deuda no significa que Ecuador tendrá más espacio para gastar más”.

Augusto de la Torre, exjefe del Banco Mundial para América Latina.

La visión del mercado La calificadora de riesgos S&P Global Ratings considera que, incluso con la reestructuración con China, Ecuador enfrenta desafíos para conseguir financiamiento, por la volatilidad del mercado, el elevado riesgo país y el limitado espacio que tiene para emitir deuda interna.

No obstante, la firma decidió mantener la calificación crediticia soberana de Ecuador en “B-” en el largo plazo y “B” en el corto plazo, con perspectiva estable.

Según S&P Global Ratings, este acuerdo no ha afectado su visión sobre las capacidades y disposición de Ecuador de pagar a sus acreedores de deuda comercial en bonos.

Pese a la menor presión en el pago de estos préstamos en el corto plazo, los mercados siguen viendo a Ecuador como un país riesgoso, añade el economista del banco de inversión británico Barclays, Alejandro Arreaza.

El riesgo país de Ecuador permanecerá alto debido a la debilidad institucional e incertidumbre sobre la estabilidad política en Ecuador, según Barclays.

Los riesgos

Con un riesgo país elevado, que está en 1.421 puntos, al Estado le resulta más costoso buscar crédito externo.

Arreaza explica que los mercados reconocen el orden en las cuentas fiscales que ha mantenido Ecuador en 2022.

Pero esa percepción positiva no ha sido suficiente para contrarrestar la incertidumbre política que se percibe luego del paro nacional de junio.

Si el Estado emite bonos este momento, tendría que pagar una tasa de 19%, un costo oneroso considerando que los multilaterales ofrecen crédito al 1,9% de tasa de interés.

En promedio, el riesgo país de Ecuador en agosto fue 1.430 puntos, el segundo más alto en América del Sur después de Argentina.

Preventa petrolera

Otro problema era que USD 1.395 millones de deuda con el Banco de Desarrollo de China (CDB, por sus siglas en inglés) estaban atados a la venta de petróleo a Petrochina, subsidiaria de la gigante estatal china CNPC.

Antes de la negociación, el pago de deuda y la venta de petróleo vencían en 2024, pero ahora los plazos se amplían hasta 2027.

Parte de ese petróleo (28 millones de barriles) será vendido a Petrochina, bajo un nuevo contrato, a precios y condiciones de mercado.

Además, Ecuador logró liberar 10 millones de barriles que estaban comprometidos con China en el periodo 2022-2023.

Los barriles liberados serán vendidos por Petroecuador en el mercado spot o abierto, que deja mejores precios para Ecuador.

Nota actualizada con información de S&P Global Ratings el 21 de septiembre de 2022 a las 10:26.

Para hacer uso de este contenido cite la fuente y haga un enlace a la nota original en Primicias.ec: https://www.primicias.ec/noticias/economia/reestructuracion-deuda-china-ecuador/