Economía

Ecuador: Finaliza la cosecha de arroz sin solución de precios y con productores preocupados por no tener como pagar deudas

A pocos días de finalizar la cosecha veranera de arroz, el precio de la gramínea continúa como empezó entre 20 y 24 dólares el quintal de 220 a 230 libras, expresó a este medio Washington Núñez, presidente de la Corporación Nacional de Arroceros del Ecuador.

La preocupación más grande, indicó el productor es que no tendrán como pagar las deudas de los préstamos. “Definitivamente tendremos que salirnos del cultivo, esto no nos da y sí, quedamos endeudados” anotó.

Recalcó que los agricultores no tienen capacidad de almacenamiento y que dependen de los grandes industriales, destacando que en Babahoyo el Ministerio de Agricultura abrió dos bodegas de campo pero que recibieron arroz por muy poco tiempo y las cerraron argumentando que el gobierno no les había habilitado las entregas.

“Ya no sembraremos más, nadie nos garantiza la comercialización, en esta cosecha perdimos todo nuestro capital, y empezaran los embargos porque no tenemos como pagar. Nuestra única alternativa es migrar a las ciudades porque no tenemos que hacer en el campo” dijo el dirigente.

Por su parte Cesar López socio del Centro Agrícola de Samborondón, explicó que en esa zona están en la mitad de la cosecha y que aún falta una gran parte por cosechar, “la preocupación es por los precios que no mejoran, la calificación es alta, califican al 25 % de humedad lo que hace que el precio baje, y la situación de los agricultores es muy difícil, las piladoras no quieren comprar y hay que venderle al intermediario” dijo López.

Según el productor están comprándoles entre 22 y 24 dólares la saca por lo que muchos agricultores han decidido no sembrar más “hay desmotivación grande, están dejando la soca como para tener la tierra ocupada, pero no hay como sembrar, porque no quieren seguir perdiendo, hay mucho agricultor con problemas para pagar, algunos han logrado renovar sus deudas, pero la mayoría no va a poder cubrir sus obligaciones” destacó el arrocero.

Al preguntársele sobre la posibilidad de diversificar la producción para no depender del arroz López explicó que en la zona no hay posibilidad de diversificar cultivos por el tipo de suelo que tienen, “tendríamos que ver si se puede camarón o peces, pero con la situación financiera es difícil, algunos quieren sembrar camote o sandia pero no hay experiencia ni capacitación para hacerlo y terminan también perdiendo” acotó el productor.

Yovani Calderón arrocero de Tres Postes, ratificó lo expuesto por sus compañeros, argumentando que los productores deberían pensar en diversificar según la zona para no depender solo del arroz ya que la sobre producción fue la que afecto el precio esta cosecha.

“Este año el arroz no me dejo nada, escasamente podremos pagar algo de la deuda con el banco, por suerte no tengo que pagar alquiler o si no estaría en problemas, hemos aumentado los rendimientos, pero tenemos sobre producción, por suerte he sembrado algo de maíz que me ayuda” recalcó el agricultor.

Javier Ronquillo presidente de la Asociación de Arroceros Los Caídos, en Santa Lucia, expresó que la situación continua igual lo que sacará del mercado al pequeño productor y seguirán las filas de desempleo ya que del arroz viven muchas familias en toda la cadena.

Destacó que ya nadie le da crédito a un productor de arroz, ni las empresas de agroquímicos ni los bancos porque saben que el arroz no deja en este momento un margen para pagar esas deudas.

En su concepto en el futuro solo quedaran los grandes productores que cuenten con su propia maquinaria, y que no necesite mano de obra que es lo está propiciando la delincuencia porque no hay trabajo.

Él atribuye la sobre producción a que ha bajado el consumo de arroz en el país y han aumentado los rendimientos por hectárea, citó como ejemplo en Santa Lucia que estaba en 5 tn por hectárea subió a 7 y 8 tn, recalcó que lo que se debería hacer es tratar de diversificar cultivos para tener más alternativas, recomendando al gobierno invertir en el agro, ya que la solución no está en cambio de ministros si no hay dinero para invertir en el campo y buscar nuevos mercados para la gramínea.

Fuente: El Productor / www.elproductor.com