Actualidad

Ecuador espera vacunas contra la viruela

No está recomendada para todos. La vacuna contra la viruela del mono se aplicará exclusivamente en casos de pre y postexposición al virus.

Ese es uno de los lineamientos que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) difunde entre los estados miembros que han solicitado dosis para contener el avance de la enfermedad. Hasta la semana del 25 de julio, 10 países habían mostrado interés en adquirirlas, entre estos Ecuador.

El organismo aconseja dar cobertura a los contactos cercanos de los casos confirmados y al personal sanitario que trabaja en atención directa y en laboratorios donde se manejan muestras de los pacientes afectados por el virus.

Marcos Espinal, subdirector interino de OPS, explica que existen tres tipos de vacunas en el mundo. Las de primera generación -Dryvax-, que dejaron de aplicarse en 1980 cuando la viruela humana fue erradicada del planeta.

Luego surgió una fórmula de segunda generación, ACAM2000, aprobada en 2007 aunque puede causar efectos severos en personas con inmunidad deprimida.

La de tercera generación es la MVA-BN o Jynneos, la más indicada y que ha sido aprobada por las agencias regulatorias de Estados Unidos y Europa. Esta es la que se negocia para la región americana con dos fabricantes, a través del Fondo Rotatorio de OPS.

«Hemos ofrecido acompañar a los países con las recomendaciones y programas para vigilar los efectos secundarios que se presenten”, dice Espinal.

La estrategia local
Ecuador reportó ayer un nuevo contagio de viruela del mono en Guayaquil. En total son seis casos; dos ya recibieron el alta y el Ministerio de Salud desmintió los rumores de un supuesto fallecido.

Otros 120 sospechosos han sido descartados por pruebas de laboratorio realizadas. Los resultados negativos arrojaron otros diagnósticos como varicela.

El subsecretario de Vigilancia Epidemiológica, Francisco Pérez, confirmó que el país “se ha puesto a la cola” para conseguir vacunas en medio de la demanda global. El plan nacional de respuesta tiene también otros componentes. La difusión de síntomas y formas de transmisión entre grupos de alto riesgo es una de las estrategias.

El infectólogo Washington Alemán, docente de la Universidad Espíritu Santo de Guayaquil, recomienda priorizar la comunicación y educación hacia los grupos más expuestos, con estrategias que eviten la estigmatización. Y en caso de que las vacunas no lleguen oportunamente, asegura que hay evidencia de protección cruzada al aplicar la fórmula contra la varicela.

Además, el Instituto de Investigación en Salud Pública (Inspi) realiza estudios de secuenciación genómica para determinar si el virus identificado tiene las mismas características de los que circulan en otras partes del mundo.

En los casos detectados se hace el seguimiento de contactos domiciliarios y en lugares de trabajo. El aislamiento es de 21 días, tiempo en el que se monitorea la posible aparición de síntomas.

El 6 de julio del 2022, el Ministerio de Salud (MSP) confirmó el primer caso de viruela del mono en Ecuador. Este fue un paciente de 30 años, en Guayas, que presentó síntomas relacionados con la enfermedad como fiebre, decaimiento, malestar general y vesículas.

Posteriormente, el 19 de julio, el MSP confirmó el segundo caso. Se trató de un paciente de 27 años, que presentó síntomas. La persona fue identificada en el Hospital Eugenio Espejo, de Quito, pero hizo un viaje a Guayaquil, donde posiblemente tuvo contacto con extranjeros.

El 22 de julio, el MSP conoció de un tercer caso, reportado en Quito. Y el 29 de ese mes, la Cartera de Estado informó que se registraron dos casos más en Guayaquil.

 

 

El Comercio