Opinión

Ecuador dentro de una conmoción interna donde la falta de garantías para convivir en paz está de moda.

Por: Tony Cedeño

Escritor / Poeta / Motivador

Portoviejo / Manabí / Ecuador

 

El dar condolencias esta de moda porque el Estado no soluciona el caos que causan las organizaciones criminales bien fuera que se actué para solucionar esta profunda problemática que no conoce de tregua ante esto cabe destacarse la deplorable actitud con que el Presidente del Ecuador maneja esta crisis que enluta cada vez más a familias ecuatorianas.- Creo que no es el hecho de intentar poner orden con un nuevo estado de excepción aplicado en la ciudad de Guayaquil, Durán y Samborondón si la raíz de quienes causan estas barbaries siguen en su festín de mandamases del terror.

Este país ya esta colonizado por una inacabable ola criminal y la figura es tomada de otros carteles de la droga de otros países a imitación del uso de bombas caseras, de lavado de dinero, de implementación de escuelas de sicarios, de mercenarios que fundan una guerra cotidiana en la conciencia colectiva con hechos vandálicos de tipo terrorista.

Figuras como la narco economía son tan notables porque el sistema no solo se corrompió sino que echo en el olvido la palabra justicia porque todo tiene un precio cosa deplorable y absurda que apesta como carroña donde entre uno y otro se seguirán vendiendo al mejor postor.

Mientras no se implementen medidas radicales vía decreto ejecutivo con que dentro y fuera de los centros carcelarios del país se lleve a cabo una sería depuración, una organización y una auditoria de las interminables falencias que se dan a diario al permitir como así sucede el ingreso de armas y drogas y otros implementos a estos centros poblados de personas privadas de libertad no habrá orden.

Todo debe partir con medidas ejemplarizadoras porque este problema no se detendrá si la narco delincuencia sigue imprimiendo el temor colectivo en un territorio que exige el pleno derecho a vivir en armonía.

Cabe destacar que en lo que va del año en curso se han sucedido 2.116 muertes violentas en el Ecuador,  mientras que en el año 2.021 los homicidios ascendieron a 2.496.

Al hilo de esta situación de violencia los protagonistas empiezan a temprana edad a vincularse dentro de un ambiente degenerativo y caótico por ello se siente la falta de atención y de calidez, la falta de cuidados y de tutores permanentes al ser seres humanos huérfanos expuestos y sobre todo de carecer de la educación necesaria, porque es penoso apreciar a niños y jóvenes menores de edad armados, llevando drogas por las calles cual emisarios para expenderla, siendo usados para pedir limosna cuando son alquilados para ejercer con ellos explotación infantil, a niños y jóvenes sin progenitores porque sus padres están en prisión y en algunos casos estos fallecen por riñas intracarcelarias o por virus como el sida entre otros.

En este sentido cabe preguntarse ¿Dónde están los programas de acompañamiento social? Se necesitan de los parámetros que el Estado como proveedor de bienestar debe ejercer sobre una población vulnerable que se ve acosada y atrapada por esta red que no valora su estatus.- Un ejemplo es lo peor de esta cruda realidad dado que los índices conforme pasa el tiempo no descienden estos crecen de las manos de expertos en matar que los reclutan para ejercer más pronto que tarde el sicariato, el trabajo de mulas, la prostitución viéndose vinculados al ilícito comercio de trata de personas.

Porque si hay niños sin tutores estos seguirán siendo presa fácil de una contumaz delincuencia porque seguirán siendo explotados, violados y despojados de su dignidad <<Con estas repudiables acciones se violan todos los derechos de quienes gobernarán en el mañana el futuro>>