Opinión

ECUADOR CONVERTIDO EN UN POLVORÍN.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil
antonioxaguirre@gmail.com

 

Comentar sobre las dificultades que en estos momentos se viven a nivel del país parecen insalvables, por ahora estamos con un país en estado de pánico colectivo que ya se está manifestando a nivel nacional que crece día a día ante la incapacidad de frenar la iniciativa delictiva que por ahora le está ganando la batalla a las autoridades y las fuerzas del orden.

La delincuencia está en la delantera logrando fomentar el desorden nacional para favorecer al Capo de todos los Capos que desde su madriguera sólo espera la orden y la vía libre para su inquietante regreso como el supuesto salvador de la patria.

Las intenciones del nuevo presidente de la República Daniel Noboa Azín son bien pensadas y seguramente meditadas, pero parece ser que quienes lo asesoran o quienes lo acompañan en los altos cargos da la impresión de que viven en otro planeta y todavía siguen navegando trepados en la nube rosada del poder.

Sus mini gabinetes de: seguridad, de asuntos de interés social y de problemas económicos, siguen marchando en el mismo terreno, sin ninguna reforma significativa, ni mejora comparada con el régimen del incapaz anterior.

Sus buenas intenciones presidente Noboa están a tiempo para iniciarlas con la convicción del éxito futuro, siempre y cuando reestructure su gabinete con personas idóneas en todos los cargos que desde su inicio le han fallado, recuerde que ya lo hizo con la Sra. vicepresidente de la República.