Economía

Ecuador “muy cerca” de confirmar suscripción de acuerdo con la Unión Europea: Ministro de Comercio

El ministro confía en que en el mes de septiembre cuando se activen las comisiones y el Consejo en la Unión Europea, el tema empiece a ser abordado.

QUITO. “Vamos bien. Los mensajes son positivos. Yo indico que estamos muy cerca de poder confirmar la suscripción del acuerdo comercial este año. Obviamente no puedo adelantar temas antes de que se cumplan determinados hitos”, así lo manifestó el ministro de Comercio Exterior de Ecuador, Juan Carlos Cassinelli, quien expresó a Andes, su optimismo de que este año pueda confirmarse la suscripción de la adhesión al acuerdo comercial multipartes con la Unión Europea.

Es preciso mencionar que luego de una revisión jurídico-lingüística se entregaron las traducciones del acuerdo a los 28 países miembros del bloque y Perú y Colombia, países que tienen ya en vigencia sendos convenios, lo que el ministro Cassinelli considera fundamental, pues en base a ese documento iniciará una discusión interna.

El ministro confía en que en el mes de septiembre cuando se activen las comisiones y el Consejo en la Unión Europea, el tema empiece a ser abordado.

Estadísticamente, la Unión Europea, con 28 países agrupados, es un mercado con 500 millones de habitantes con gran capacidad adquisitiva. Pero para Ecuador, adicionalmente, existe la posibilidad de recibir transferencia tecnológica, ampliar las inversiones, y beneficiarse de manera permanente de preferencias arancelarias lo que asegurará la competitividad frente a países vecinos (Perú y Colombia).

“Es decir, el tema de la Unión Europea no tiene plan B. El acuerdo tiene que llevarse adelante, tenemos que firmar y tenemos que buscar firmarlo este año”, subrayó.

La Unión Europea es el segundo destino comercial de Ecuador, después de Estados Unidos, y el primero en productos no petroleros.

En 2015, alrededor del 60% de las exportaciones ecuatorianas no petroleras ingresaron a la Unión Europea con el 0% de arancel gracias al vigente Sistema General de Preferencias (SGP+), amoliado hasta fines de 2016.

Mientras concluye el proceso de suscripción, se logró la aprobación del reglamento que sustituirá al SGP+ hasta la entrada en vigor del acuerdo comercial.

El acuerdo es un reto positivo para las micro, pequeñas y medianas empresas (Mymes). “Sin la amenaza de que van a van a perder preferencias arancelarias y no se vuelven competitivos, sino que se establece que ya desde el próximo año, en el evento de quedarse determinado este tema (el acuerdo) van a tener condiciones iguales y, ahora sí permanentes, para poder la exportación de sus productos”, dijo.

Por otro lado, también se abre para ese sector la posibilidad de importar tecnología que contribuirá a mejorar su producción, añadió.

Particularidades

El Ministro contó que hubo temas que se negociaron y que significan particularidades en relación a los acuerdos suscritos por otros países, entre esos el “amortiguamiento”.

Por ejemplo, en el rubro lácteos, se establece un periodo que significa que durante determinado periodo de años los ingresos de ese tipo de productos de la Unión Europea al Ecuador pagarán un arancel para que la industria local se vaya preparando y poder ser competitiva cuando esa tasa llegue a niveles de cero, detalló.

“Lo mismo se da para cárnicos. Dependen los productos. Ahí hay una diversidad de tratamientos, en unos casos son diez años, en otros son cinco, se pueden ampliar los plazos a solicitud. Es decir, los términos en los que Ecuador negoció el adherirse a Colombia y Perú con unas características especiales realmente son favorables para la producción y productividad del país”, destacó.

La postura ideológica de Ecuador

Cassinelli no cree que la posición ideológica del gobierno ecuatoriano hay significado una traba para que se agilite la concreción del acuerdo.

“El peso ideológico que aporta Ecuador, es un país con principios, con liderazgo, que tiene un posicionamiento en el mundo, principalmente por el liderazgo de su Presidente. Cuando se va a los foros internacionales usted siente el ambiente de mucha admiración, de mucho análisis que tiene el Ecuador: por su crecimiento, por su búsqueda de la equidad, por sus puertos, por sus carreteras, por sus hidroeléctricas, por su protección del medioambiente, por su disputa con Chevron, que no son temas ideológicos, son temas de principio, de soberanía”, mencionó.

Acuerdo con el EFTA   

El gobierno de Ecuador iniciará en octubre, en Quito, las negociaciones para un acuerdo comercial integral con la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, integrada por Islandia, Noruega, Liechtenstein y Suiza), un mercado de 15 millones de habitantes con gran capacidad adquisitiva, interesados en productos más elaborados, indicó Cassinelli.

“La búsqueda de Ecuador debe ser abrir mercados en todas partes, propiciar acuerdos comerciales donde se tengan que propiciar, en circunstancias en que ganemos las dos partes”, manifestó.

El ministro estimó que la negociación no demoraría pues las temáticas son similares al acuerdo adelantado ya con la Unión Europea.

Relación comercial con Estados Unidos

 

El ministro dijo que el hecho de que no haya un acuerdo de Libre Comercio con Estados Unidos no significa que exista una mala relación con ese país.

Ecuador busca reforzar las relaciones con ese país y, en esa línea, Cassinelli estuvo semanas atrás en ese país y se reunió en Washington con la autoridad de Comercio para gestionar que a través de una “Proclama presidencial” (una especie de decreto ejecutivo) que cuatro productos: brócoli, alcachofas, flores cortadas y atún, entren a ese país sin preferencias arancelarias.

En dicha reunión se planteó la posibilidad de realizar un encuentro para promover inversiones, llevar una misión comercial a Ecuador que podría concretarse entre octubre y noviembre, dijo.

Sostuvo que la razón por la que no se ha planteado la posibilidad de iniciar negociaciones para un acuerdo de libre comercio es porque ambos gobiernos están por concluir sus periodos.

“El tema pasa por, si hay una propuesta algún día, que sea razonable, donde se cuide la producción y la productividad también del Ecuador, donde no tengamos la amenaza en un momento dado de ser arrasados por unas asimetrías enormes entre dos países, en materia económica”, reseñó. (Andes/La Nación)