Economía

Ecuador busca aumentar la producción de papa

El invernadero tiene tres secciones para producir semillas: el área de plantas madres; hidroponía y aeroponía.

QUITO. El objetivo con el invernadero automatizado de producción de semilla seca de papa es entregar la semilla certificada de ese tubérculo al 30% de los aproximadamente 80 mil productores de este producto hasta el 2017. Se estima que a nivel nacional existen alrededor de 570 variedades que se caracterizan por su forma, color, sabor y diferentes beneficios.

Para el vicepresidente de la República, Jorge Glas, resaltó que contar con semilla certificada, los productores tendrán la posibilidad de aumentar la producción hasta 20 toneladas por hectárea, superior a los entre nueve y 10 toneladas que se cultiva en la actualidad, así como mejorar sus ingresos. “El desafío es aumentar la producción de papa a veinte toneladas por hectárea”, dijo.

En el invernadero -construido por el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP), y ahora administrado por el Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIAP)- se implementa técnicas especializadas de producción, con el fin de que el agricultor obtenga un producto sano, de alto rendimiento y resistente a plagas y enfermedades.

El invernadero tiene tres secciones para producir semillas: el área de plantas madres o esquejes; hidroponía y aeroponía, y está ubicado en la Hacienda El Prado, en las instalaciones de la Facultad de Agronomía de la Escuela Politécnica del Ejército, en Sangolquí.

En el invernadero se produce semilla de papa de las variedades Superchola, Puca shungo, Yana shungo, Fripapa y Victoria, todo esto bajo un sistema innovador de control de clima, riego y fertilización, nutrición, así como el aseguramiento de la calidad genética y fitosanitaria. Además se desarrollan ensayos para la producción de amaranto, fréjol, soya, maní, mora sin espinas.

A través de estos sistemas de producción de semilla básica de papa, el INIAP presenta una alternativa tecnológica innovadora y limpia que permitirá a los productores ecuatorianos acceder a un producto sano, más resistente y con una mejora significativa en la producción. (DO/La Nación)