Economía

Ecuador a la espera de un aumento de la producción de mango este año

Muy pronto Ecuador iniciará la temporada de cosecha y exportación de mango, fruta que ha ganado poco a poco terreno en áreas de siembra en el país y a nivel internacional.

Según datos de la Corporación Financiera Nacional del 2019, la provincia de las guayas abarco el 97 % de la producción en número de hectáreas cosechadas, seguida de Manabí, Imbabura, Loja y Santa Elena.

Este año se prevé que la cosecha tendrá un aumento del 5 al 8% más que el año anterior, según indicó a este medio Bernardo Malo presidente de la Fundación Mango.

“El año anterior se obtuvieron 13 millones 800 mil cajas de 4 kilos y para este año se cree que puede estar en 14 millones y medio” indicó el directivo, explicando que el 90% de la fruta exportada tiene como destino el mercado americano ya que no es muy fácil la conquista de nuevos mercados porque hay limitaciones logísticas por lo perecedero de la fruta.

Explicó que la variedad de mango que tenemos es más apetecible en el mercado americano, ya que otros mercados prefieren la variedad sin fibra que muy poco se cultiva en el país, sin embargo, anotó que se está trabajando en la apertura del mercado de Corea del Sur.

Destacó que Fundemango continúa trabajando en ser socio estratégico del Servicio de Inspección Sanitaria de Animales y Plantas de EEUU, Aphis y Agrocalidad para el control de la mosca de la fruta ya que es la única manera para lograr el ingreso al exterior con la fruta, por lo que están dando charlas a los productores y seminarios, trabajando además en el frente comercial y misiones comerciales promocionando el mango de Ecuador.

Indicó que uno de los problemas con que cuentan los exportadores de la fruta es que para el control de la mosca se tiene que hacer una tarea permanente en las más o menos 6.000 hectáreas calificadas y certificadas para la exportación donde hasta la fecha el trabajo es positivo, sin embargo, destacó, hay mucho cultivo sin control porque son plantaciones pequeñas que son amenaza constante, ya que son cultivos de carácter criollo o fincas abandonadas donde se necesita un apoyo económico fuerte de parte del Estado “por más técnicos capacitados que se tengan es una gran batalla, que la empresa privada está librando actualmente” acoto.