Deportes

DT de Bolivia sorprende con particular solución a crisis del equipo

Hace 10 años si los jugadores iban a la selección se les descontaba el día en sus clubes. Ir a la selección no era un premio, era una pérdida económica.

SANTIAGO. La histórica aspiración de Bolivia de una salida al mar tuvo un nuevo, aunque esta vez con un participante inesperado: Néstor Clausen, el entrenador interino de la selección de fútbol del país.

El argentino Clausen estaba exponiendo sobre la difícil realidad del fútbol en el país en un congreso de entrenadores en Chile, al que Bolivia demanda acceso soberano al Océano Pacífico, y enumeró los problemas que atraviesa el deporte.

En el final de su charla, Clausen sostuvo que el fútbol de Bolivia necesita financiación y un cambio de mentalidad para superar las dificultades que enfrenta. Y cuando se despedía sorprendió con una particular propuesta.

“Una de las maneras de que las cosas mejoren es que le den a Bolivia la salida al mar”, dijo Clausen, generando algunas risas y comentarios de los asistentes al congreso en la capital chilena.

“Es una broma muchachos, no quiero que nadie se ofenda”, agregó presuroso el entrenador, quien ha trabajado por más de una década en Bolivia y ahora está a cargo del equipo nacional. Para que la situación cambie el primer paso es mejorar la preparación de los juveniles, dijo el técnico.

“Hay equipos de primera división que tienen solo una cancha para entrenar, imagínate cómo trabajan los juveniles. Hay que cambiar la mentalidad de los chicos mientras se van desarrollando. Lamentablemente los jugadores no llegan así. Los jugadores hoy están reclamando ayuda”, destacó.

“Los jugadores le pidieron ayuda al presidente Evo Morales, para que el jugador de selección tenga instalaciones, un predio”, explicó. “Hay que darles las herramientas a los jugadores para jugar de igual a igual con cualquiera”, agregó.

El comentario ocurre en momentos en que La Paz busca que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya fuerce a Chile a entregarle acceso soberano al Pacífico, el que el país altiplánico perdió en una guerra a fines del siglo XIX. (Reuters/ La Nación)