Opinión

DRA. LADY DIANA SALAZAR MENDEZ

Antonio Aguirre
antonioxaguirre@gmail.com
Sin ninguna duda, la Jurisconsulta de Ébano desde hace algunos años se  viene destacando en su profesión y en  los altos cargos de responsabilidad jurídica  que ha ocupado a través de los últimos tiempos, no solamente en el ámbito  público sino también en el  privado.

Con toda seguridad que tiene, sobra de merecimientos y experiencia suficiente para ocupar la Fiscalía General de la Nación, desde donde  se podría proyectar a los mayores cargos de representación nacional.

Recibe su alto cargo con cerca de mil casos de corrupción represados desde la década pérdida,  hábilmente  y con falta de probidad  dirigidos de los Fiscales Galo Chiriboga Zambrano  y Carlos Bacca Mancheno, de pésima recordación ciudadana por su servilismo a la Revolución Socialista Comunista y al ex Presidente Rafael Correa, en particular.

Si cumple con su formal ofrecimiento de retornar por lo menos parte  del dinero robado por la corrupción,  se convertiría en el personaje más buscado por los políticos que  se  fijarían en ella para promocionarla como candidata a las más encumbradas dignidades nacionales

Buena suerte y que no defraude al país que ha depositado en ella todas sus esperanzas para exterminar a  los corruptos públicos y privados.