Opinión

Dr. Hugo Behr Zea

Leonardo Escobar Bravo

leonardoescobarb@hotmail.com

Gonzalo Escobar Villavicencio

gonzalo_escobar7@hotmail.com

Este año se celebrará el Congreso Internacional de Medicina, desde el día 16 hasta el 19 de Diciembre. Este gran evento estará organizado por la Pan American Medical Association, PAMA, de la cual el Dr. Hugo Behr Zea es actualmente Vicepresidente, y protagonista de este artículo.

Empezando con sus credenciales: se graduó como especialista en Ginecología y Obstetricia en 1982, para viajar a Francia un año más tarde, a realizar una subespecialidad en Esterilidad, Fertilidad y Reproducción Humana en la Universidad René Descartes de Paris, realizando sus prácticas en la Clínica Universitaria Boudeloque, del Grupo Hospitalario Cochin, bajo la tutela del afamado profesor Jean René Zorn (un gran maestro del campo, autor de muchos libros en este tema). Ahí aprendió las técnicas de Fertilización in Vitro y el manejo de parejas infértiles, y realizó, también, curso de técnicas en Microcirugía. Regresó a Ecuador en el año 1985; el avance que se lograría en su campo de especialización dentro de nuestras fronteras sería enorme.

Iniciando en Guayaquil, por primera vez, los tratamientos médicos, quirúrgicos y de técnicas de reproducción asistida de baja complejidad para las parejas incapaces de concebir de forma natural, nacerían cientos de infantes con los tratamientos impartidos. En la década de los 90, junto a otros colegas, comenzó las cirugías laparoscópicas ginecológicas e histeroscópicas; a la par que estos conocimientos eran inculcados a otros especialistas en formación, que en la actualidad continúan dando los tratamientos en este servicio. Durante la misma década se reúne con ginecólogos de prestigio de la ciudad de Guayaquil, y forman el primer centro de reproducción asistida, llamado Innaifest, ubicado en la Clínica Kennedy. El grupo logra los primeros nacimientos por fertilización in vitro en la historia del Ecuador, en febrero del año 1992. El desarrollo de este campó medicinal dentro de nuestra nación puso fin a las profundas desilusiones que en el pasado frustraron el porvenir de matrimonios; es imprescindible considerar que al curar esta falencia, se pavimentó un futuro para las familias de nuestro país, y por ende para el porvenir de nuestra sociedad.

El Dr. Hugo Behr, tras años de ejercer en su campo medicinal, como en el hospital Teodoro Maldonado Carbo (en el cual colaboró extensamente), de dar cátedras y divulgar sus conocimientos, se jubiló en el 2011. Sin embargo, ya en el 2010 había formado su propio centro de reproducción asistida: IBRA; donde ha obtenido muchos éxitos en los tratamientos especializados hasta la fecha, y continuando su labor en beneficio de nuestro porvenir social, por medio de la medicina.

Estos son nuestros médicos, hombres de ciencias que países múltiples de nuestra región vanaglorian; debemos hacer nosotros lo mismo, y reconocerlos y validar su labor orgullosamente, en lugar de que brillen en tierras ajenas, que brillen para nosotros.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.