Opinión

Dr. Carlos Gómez Amoretti

Leonardo Escobar Bravo

leonardoescobarb@hotmail.com

Gonzalo Escobar Villavicencio

gonzalo_escobar7@hotmail.com

No resulta sencillo elaborar elogios, y más bien resulta entorpecedor, cuando de exponer la trayectoria de un hombre como el Dr. Carlos Gómez Amoretti se trata. Por esto procurare que sus logros hablen por sí solos; y es que resulta un perfil extenso porque su labor es la comunión de las labores más nobles que puedan haber: la medicina y la educación. Estos dos elementos significan la forja del futuro de nuestra sociedad.

El Dr. Gómez, graduado Médico y Cirujano por la Universidad de Guayaquil, y especializado en Ginecología y Obstetricia. Su aportación al campo científico se plasma en diferentes formas: una instancia es como socio fundador de la Sociedad Ecuatoriana de Ultrasonido (S.E.U.S), de la Sociedad Ecuatoriana de Climaterio (S.E.C.L.I.M), de la Asociación de Anatomía del Guayas y varias otras organizaciones con el avance y calidad medicinal como propósito. Ha sido, también, miembro directivo de otras agrupaciones de la misma índole, como Presidente de la Sociedad de Obstetricia y Ginecología del Guayas, de la Federación Ecuatoriana de Anatomía, o Director del Departamento de Morfología de la Escuela de Medicina de la U. de Guayaquil, entre muchas otras directivas de este tipo. En Julio del año 2008, la Federación Ecuatoriana de Sociedades de Ginecología y Obstetricia lo nombró Maestro de la Ginecología y Obstetricia del Ecuador. Este gran honor es uno entre otros que reconocen su aportación y talento en favor de la Salud nacional.

En cuanto a su labor académica, ha ocupado múltiples posiciones catedráticas y coordinadoras en el campo universitario, y al momento presente es Profesor Principal de la Cátedra de Anatomía y Ginecología de la Universidad de Guayaquil; Universidad en la cual, es imperativo resaltar, es Decano de la Facultad de Ciencias Médicas, con más de 12.000 estudiantes bajo su vigía, y en cuya representación asistirá al Congreso Mundial de Facultades de Medicina en Panamá, celebrada los primeros días de Diciembre del presente año. Este gran maestro de la medicina realiza, actualmente, una tesis para la Maestría en Salud Pública, demostrando su constante rigor por perfeccionar y expandir sus conocimientos; demuestra con esto, en su labor como autoridad universitaria, un indiscutible ejemplo de aprendizaje que subconscientemente surtirá efecto en la conducta de la juventud a su cargo. Además de sus labores directivas, ha sido expositor y asistente en legionario número de cursos, jornadas y seminarios; colaborado con la autoría de capítulos en compendios de tomos, libros y guías científicas, y publicaciones en revistas científicas.

Las responsabilidades enormes lo llevan a levantarse todos los días cuando apenas se atisba el sol, y le permiten reposo cuando faltan muy pocas horas para volver a atisbar su brillo. Pero a pesar de todo encuentra el tiempo para asistir semanalmente a las sesiones de la Pan American Medical Association (P.A.M.A.), de la cual es Vice-Presidente, y con la cual cumple sus responsabilidades como miembro directivo; donde conversa y comparte anécdotas y conocimientos con sus colegas doctores, y con los estudiantes que se presentan para ser inculcados en la maestría científica y humanista.

Dicen los antiguos mitos del viejo continente, que aquellos que tomen y honren el juramento Hipocrático, serán velados por Asclepios, dios de la medicina y la curación, y Apolo, su padre, dios de la artes, las ciencias, la razón y el orden. No dudo que a diario, esas míticas figuras que se han plasmado en mármol y oro, guardan a esta, una de sus lumbreras mortales, en su gracia legendaria.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.